Skip to main content

Este frigorífico solo necesita estar enchufado 6 horas al día, y enfría las 24 horas

IceVolt 300

Coolfinity

12/01/2020 - 08:15

Las neveras deben permanecer enchufadas las 24 horas del día para mantener la temperatura interior constante, a unos pocos grados sobre cero. Eso no es un problema en los países del Primer Mundo, en donde existe una red eléctrica de calidad que no suele sufrir problemas de cortes. Pero no ocurre igual en los países pobres o en desarrollo. Allí los cortes de luz son casi diarios y pueden durar horas, incluso días, estropeando la comida almacenada en las neveras. La firma Coolfinity ha presentado en CES 2020 una solución a este problema: IceVolt 300, un frigorífico que solo necesita 6 horas de corriente para enfriar las 24 horas del día.

IceVolt 300 utiliza un método muy sencillo y antiguo para no depender completamente de la red eléctrica, pero Coolfinity asegura que es la primera vez que se aplica a frigoríficos industriales: el agua congelada.

Además de emplear el clásico sistema del compresor y el líquido refrigerante para enfriar, como cualquier nevera, IceVolt 300 también congela agua, y la mantiene congelada. Si se corta la luz, utiliza este agua congelada para seguir refrigerando los alimentos.

Según Coolfinity, con este sistema solo es necesario conectar el frigorífico a la corriente durante 6 horas al día, para mantener una temperatura entre 2 y 6 grados, suficiente para preservar los alimentos.

Si se produce un corte de luz, IceVolt 300 es capaz de mantener la temperatura por debajo de los 6 grados durante nada menos que 48 horas. Incluso es capaz de enfriar con la electricidad desconectada.

Coolfinity tiene pensado comercializarlo en países tropicales y en vías de desarrollo, en donde los cortes de luz son frecuentes, agravados por las altas temperaturas.

Su aplicación va más allá de los hogares: varios hospitales ya se han interesado en estos frigoríficos para almacenar vacunas y medicamentos durante los cortes de luz.

Una gran idea que evitará el tener que tirar alimentos a la basura cuando haya cortes de luz, y que incluso puede salvar vidas.