Skip to main content

Un futuro en que los coches estén conectados entre ellos gracias a una Raspberry Pi

Coche conectado por Raspberry Pi

13/06/2019 - 09:20

Hasta ahora pensábamos que la clave para conseguir llenar las carreteras de coches autónomos era el desarrollo de complejos sistemas de inteligencia artificial, pero la Universidad de Cambridge ha demostrado que en esta revolución también podrían tener un papel fundamental las Raspberry Pi.

Un futuro sin accidentes, sin atascos, en el que podamos ir leyendo dentro del coche o viendo una película cuando no queramos estar al volante: esta imagen lleva mucho tiempo en la mente de los miles de investigadores que trabajan en la automatización de los vehículos. Un proyecto de la Universidad de Cambridge ha conseguido hacer realidad un proyecto de coches autónomos que se conectan entre ellos a través de este popular mini-PC.

En este proyecto, se instalaron varias Raspberry Pi en un grupo de vehículos de tamaño reducido en un circuito a escala en el que los investigadores han conseguido que los coches se comuniquen entre ellos. Los participantes de este tenían un objetivo claro: estudiar cómo la conectividad y comunicación constante entre los coches puede reducir la tasa de accidentes.

La prueba estaba compuesta de varios coches en miniatura dentro de un circuito de carreras. Dentro de estos coches, los investigadores habían unido las Raspberry Pi con los sensores de los que disponen normalmente los vehículos autónomos para ir reconociendo el entorno. Durante las pruebas, si uno de los vehículos se detenía, los coches eran capaces de comunicarse entre ellos para mantener fluido el tráfico sin provocar grandes retenciones. Las Rasperry Pi les permitían analizar y comunicar su comportamiento e, incluso, anticiparse a los movimientos de los demás vehículos.

Las pruebas incluían también algunos coches controlados por humanos que tenían que circular de manera agresiva e impulsiva para demostrar que el resto de dispositivos eran capaces de evitar por ellos mismos un accidente y así mejorar la seguridad.

La principal conclusión a la que les ha llevado este estudio a los investigadores de Cambridge es algo que lleva años sobre la mesa: la necesidad de que los coches se comuniquen entre ellos aunque sean de distintas marcas y fabricantes.

Ver ahora: