Skip to main content

Galaxy A90, dos versiones distintas con Snapdragon 855 y una nueva tecnología Tilt OIS

Samsung Galaxy A50

26/06/2019 - 18:58

Samsung podría dar un giro en su estrategia y presentar su esperado Galaxy A90 de gama media equipado con unas prestaciones de gama alta entre las que se incluirían un procesador Qualcomm Snapdragon 855.

Al menos esto es lo que un conocido filtrador ha publicado en su perfil de Twitter, en el que se indicaban las especificaciones que traería el Galaxy A90.

De acuerdo con lo que OnLeaks ha indicado en su perfil, Samsung estaría preparando dos variantes del Galaxy A90 y ambas serán impulsadas por un procesador Snapdragon 855, el chip más potente de Qualcomm.

Tal y como indica, ambos modelos estarían numerados bajo la referencia SM-A908 y SM-A905. OnLeaks indica que ambos teléfonos tendrían una pantalla de 6,7 pulgadas y lectores de huella dactilar integrado en la propia pantalla.

Al parecer, el modelo SM-908 sería compatible con redes 5G, que recientemente se están desplegando en nuestro país, mientras que SM-A905 integrará la tecnología exclusiva Tilt OIS, pero sin soporte 5G.

Samsung todavía no ha confirmado qué hará exactamente de qué se trata la tecnología Tilt IOS, pero es más que probable que esté relacionada con la integración de una cámara giratoria como la que ya hemos visto en el Galaxy A80.

OnLeaks también mencionó que ambas versiones tendrían un sistema de triple cámara trasera, en la que se habrían elegido sensores de 48 megapíxeles para la cámara principal, y de 8 y 5 megapíxeles para las cámaras auxiliares del SM-A908.

Samsung Galaxy A50, análisis y opinión

En lo que respecta al SM-A905, montaría una configuración formada por cámaras de 48 megapíxeles, y de 12 y 5 megapíxeles al que se sumarían las funciones exclusivas que aporte el hardware Tilt OIS que solo incorpora esta variante.

Ante el elevado índice de aciertos de este filtrador, todo apunta a que Samsung finalmente ha comenzado a mejorar las prestaciones de sus smartphones de la serie A.

Es posible que Samsung haya tardado demasiado tiempo en reaccionar y aprovechar el filón de ventas que suponen los smartphones de gama media alta cuando se les añade un componente “vitaminado” como es el procesador Qualcomm Snapdragon 855.