Skip to main content

GitHub preservará aplicaciones de código abierto a 250 metros bajo el hielo del Ártico durante 2000 años

GitHub Arctic Code Vault

GitHub

17/11/2019 - 22:20

Pensábamos que en Internet nada se pierde ni se borra, y nos venden la nube como un almacén infinito en donde puedes guardar tu contenido sin preocuparte de perderlo. Pero cuando llega el apocalipsis, nada como recurrir a los viejos métodos de conservación: GitHub ha anunciado que preservará el código abierto de su repositorio en una caja fuerte en el Ártico, a 250 metros bajo el hielo. Allí podrá sobrevivir 2.000 años.

GitHub ha explicado durante la presentación del proyecto Arctic Code Vault que muchas tecnologías que se consideraban anticuadas, después han demostrado su utilidad gracias a la preservación. Pone como ejemplo el cemento romano o los planos del cohete Saturno 5, que tuvieron que ser recuperados cuando ya se los estaban comiendo las polillas tras la tragedia del transbordador espacial Challenger. Explotó durante el despegue en los años 80 y la NASA se encontró sin cohetes alternativos.

GitHub cree que el código abierto actual quizá sea de utilidad a las generaciones futuras. En un escenario de guerra, cambio climático, o cualquier otro desastre natural, sin electricidad y sin Internet no se podría acceder a ese código. Por eso va a preservarlo en el Ártico, 250 metros bajo el hielo.

Arctic Code Vault ha contratado los servicios de Piql AS, una compañía noruega especializada en almacenar datos en material fílmico que recubre con polvo de óxido de hierro. Este material se conserva durante 750 años en condiciones normales, pero puede aguantar 2.000 años a bajas temperaturas en ambientes con poco óxigeno.

Por eso GitHub va a almacenar código abierto en 200 contenedores con una capacidad de 120 GB cada uno, en una antigua mina abandonada en Svalbard, en Noruega, a 250 metros bajo el hielo.

Quizá te estés preguntando por qué utilizan este curioso material basado en filme. La razón es que, en el caso de que no exista electricidad, se puede leer su contenido a simple vista, con ayuda de una lupa.

GitHub ya ha anunciado que el primer código abierto que se almacenará en esta caja fuerte bajo el hielo del Ártico será el código de Linux y Android.

El resto de apps y librerías que se preservarán serán elegidas por un grupo de expertos que incluye historiadores, lingüistas, programadores y arqueólogos.