Skip to main content

Google aún trabaja en su buscador con censura para China, según empleados de la compañía

Google

05/03/2019 - 09:00

A finales de 2018 saltó la polémica en Google: la compañía estaba trabajando en un buscador especial para China, uno con censura gubernamental incluida. Eso no gustó nada a los empleados, que se rebelaron hasta que Google decidió paralizar el proyecto, o eso dijeron. Ahora se ha podido comprobar que en realidad nunca hubo tal paralización, aunque sí una ralentización de su desarrollo.

Fuentes internas de la compañía, empleados de Google, confirman que el desarrollo de Dragonfly, el nombre del proyecto para crear un Google China con censura, sigue su curso. Lo hace más lento, y es que buena parte de los trabajadores que lo estaban creando han sido movidos a otras áreas, aunque eso no significa que se haya detenido por completo el desarrollo.

En los últimos meses se han detectado cientos de cambios en el código de este buscador censurado, algo que no encaja bien con la versión oficial de Google. Si el proyecto hubiera sido cancelado por completo no tendría por qué haber cambios en Dragonfly, algo que ha hecho que salten las alarmas entre los trabajadores que se opusieron de forma más firme al lanzamiento de este producto.

Google se ha negado a confirmar a The Intercept, la fuente de esta noticia, si efectivamente continúan desarrollando Dragonfly o han abandonado el proyecto, algo que no gusta nada a los defensores de la libertad de expresión y los derechos humanos, preocupados por la intención de la compañía de plegarse a los designios del partido comunista chino.

No es ni mucho menos Google la única empresa que ha afrontado una revuelta interna de este tipo. Microsoft ha sufrido algo similar, y es que sus trabajadores no están de acuerdo con producir mejoras tecnológicas que luego sean vendidas al Ejército de Estados Unidos y usadas para fines militares, como por ejemplo pretendían hacer con Hololens.

Está claro que en este sentido es la empresa la que tiene la última palabra, aunque habida cuenta del poder demostrado por sus plantillas de profesionales, no está tan claro que pueda hacer y deshacer a su antojo.

Este es el portátil más vendido en Amazon: HP, con Windows y por sólo 257 euros

De confirmarse que Google sigue desarrollando su buscador censurado para China, seguramente tenga que afrontar problemas internos una vez más.

Está por ver en qué queda todo esto, aunque por ahora hay una cosa que queda clara y meridiana: ninguna compañía va a renunciar tan fácilmente a un mercado que se aproxima a los 1.300 millones de potenciales usuarios, aunque las barreras de entrada sean muy difíciles de superar e impliquen hacer cambios fundamentales en tu forma de trabajar.

Más:

#Google