Skip to main content

El gran problema de las app del coronavirus: la avalancha de datos para la que no hay capacidad de respuesta

seat fabricando respiradores covid-19

Alberto R. Aguiar

08/06/2020 - 07:33

El Ministerio de Sanidad teme que una app de rastreo de contactos genere una avalancha de datos que colapse los sistemas de respuesta sanitarios.

Uno de los debates tecnológicos más intensos que se han vivido desde que comenzó la crisis del coronavirus es el desarrollo de una app de rastreo de contactos, cuyo objetivo sería, en esencia, ayudar a prevenir nuevos contagios. Pero el Ministerio de Sanidad teme que la implantación de esta herramienta sea contraproducente.

Según revela El Confidencial este lunes, Sanidad teme que el uso de este instrumento provoque una avalancha de datos —y de falsos positivos— que acabe colapsando la capacidad de respuesta de los sistemas sanitarios de las comunidades autónomas. En una información publicada en este diario por Rafael Méndez y Manuel Ángel Méndez, fuentes del departamento apuntan que esto podría suceder si finalmente hay un rebrote epidemiológico en otoño.

La premisa de estas apps de rastreo de contactos es, en esencia, que los móviles utilizarán la tecnología Bluetooth para emitir 'fogonazos' intermitentes con claves encriptadas. Al salir a la calle con esta aplicación en segundo plano, recogerás un historial de teléfonos —personas— con los que te habrás cruzado. De este modo, si en la plataforma alguien notifica haber dado positivo por COVID-19, sus contactos recientes recibirán una notificación alertándoles de que se han expuesto a un posible contagio.

Las dudas de Sanidad no son las únicas. Sobre esta tecnología también está el pesar de la AEPD, que no ha recibido ninguna consulta por parte de Asuntos Económicos sobre cómo esta iniciativa afectará al tratamiento de datos.

Puedes leer la información completa en El Confidencial.

La tecnología para rastrear contactos, un desarrollo arduo

Desde abril, la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, organismo dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, estudia la posibilidad de desarrollar esta app para su uso en España. El pasado 20 de mayo, la ministra del ramo, Nadia Calviño, confirmó en el Congreso de los Diputados que el Gobierno ya está desarrollando su propia versión.

Calviño lo dijo justo cuando parecía que el debate tecnológico llegaba a su fin. En la ardua tarea de diseñar esta tecnología, y adaptarla a los estándares de privacidad europeos, desarrolladores, investigadores y compañías de todo el continente plantearon la siguiente dicotomía: un sistema de rastreo de contactos que registrase todos estos 'contactos estrechos' cifrados en un servidor centralizado, o que mantuviese esta información en los teléfonos de cada ciudadano.

Leer más: España intenta que su app de rastreo contra el coronavirus sea compatible con la del resto de Europa: qué diferencia a Reino Unido y Francia del modelo de Alemania, Austria o Italia

Este dilema entre sistemas centralizados y descentralizados era en realidad un debate sobre garantías en la protección de datos y en la privacidad. Finalmente, Google y Apple han presentado una propuesta tecnológica que asumirán la mayoría de países europeos. 

Su implantación ha generado malestar en varios gobiernos. La secretaria de Estado de Digitalización española, Carme Artigas, publicaba hace días una tribuna en varios medios junto a sus homólogos portugués, alemán, francés e italiano. En ella, Artigas y el resto de altos cargos europeos denunciaban la imposición de la tecnológica de Google y Apple frente a otras alternativas.

Google y Apple imponen su visión

Google y Apple solo permitirán el desarrollo de apps descentralizadas, porque estas serán las únicas compatibles con sus sistemas operativos —Android e iOS—. Países como Francia están trabajando en apps centralizadas que ya se están probando con polémica. La aplicación de Reino Unido también cuenta con un sistema centralizado, se venía probando desde principios de mayo en Isle of Wight, y finalmente su implantación global ha sido atrasada hasta finales de junio.

En España no hay fecha para el lanzamiento de esta app. El Ministerio de Asuntos Económicos ya ha desarrollado otras apps como Asistencia COVID-19, de autodiagnóstico, con el objetivo de aligerar la presión sobre los teléfonos sanitarios relacionados con el coronavirus. Según El Confidencial, las inquietudes del Ministerio de Sanidad sobre la eficacia de esta tecnología son patentes. 

Business Insider ya recogía un listado de las apps más populares por países. TraceTogether, la aplicación del Gobierno de Singapur, es una de las más conocidas, al ser una de las precursoras. Un alto cargo del Gobierno advertía en un post que estas apps no son la panacea y que deben ser tratadas como un complemento para el rastreo tradicional de contactos, que en España ya están llevando a cabo varias comunidades autónomas.

Este artículo fue publicado en Business Insider España por Alberto R. Aguiar.