Skip to main content

HarmonyOS no será exclusivo de Huawei, sino que podría convertirse en el nuevo Android

Huawei MateBook 14 (2020), análisis y opinión
R.Andrés

05/01/2021 - 16:54

El bloqueo del gobierno de Trump a empresas chinas como Huawei, hizo que la reputación de estas bajara bastante. Pero Huawei tenía un plan B que hoy ya es oficial y que además se puede convertir en una pesadilla para Google.

Huawei aceleró el proceso de su propio sistema operativo. Tanto que a día de hoy ya vamos por la segunda beta oficial de HarmonyOS, pero no solo eso, sino que tenemos muchos más detalles.

Por ejemplo, sabemos que las intenciones de Huawei son actualizar todos sus dispositivos actuales a HarmonyOS, así como los nuevos dispositivos que empezarán a llegar en febrero/marzo de 2021 con la presentación del Huawei P50, P50 Pro y quizás un posible Huawei P50 Pro+.

Serán 3 terminales que traerán de serie el nuevo sistema operativo de la compañía. Un sistema operativo que podría convertirse en el tercero en discordia. Es decir, HarmonyOS competiría directamente con iOS y con Android.

HarmonyOS, según unas declaraciones de Richard Yu, no sería exclusivo de Huawei, sino que la compañía ha anunciado que si el bloqueo continúa, ofrece sus sistema operativo a otros fabricantes de móviles que se han visto afectados por la guerra comercial.

Richard Yu añade que Huawei quiere ayudar a los fabricantes chinos de smartphones y propone el uso de HarmonyOS para evitar la dependencia de los servicios de Google.

Para que esto sea posible, el kernel del sistema operativo ha de ser flexible ya que tendría que trabajar con diferentes chips. Estamos hablando de muchas empresas, no solo de Huawei y Honor, aunque esta última ya vuela sola, sigue estando bloqueada por EE. UU.

Además, las intenciones de Huawei son claras, su sistema operativo funcionará en ordenadores, móviles, tablets, relojes inteligentes, etc. Es decir, en todo el ecosistema de productos de la compañía China.

HarmonyOS sigue en proceso de convertirse en un sistema operativo independiente y que sirve como sustituto principal de Google. Es el principio de una era, y puede que Google se haya acomodado creyendo que nadie podía pisarle.