Skip to main content

La industria está en peligro por culpa de las versiones antiguas de Windows

Windows 7

23/07/2019 - 17:45

Con cerca del final de soporte para Windows 7, son muchas las empresas las que aún no han decidido o no han podido dar el salto a Windows 10 y eso pone en peligro su propia infraestructura y también a los usuarios finales.

Una vez que acabe el soporte de Windows 7 el próximo 14 de enero de 2020, estarán en peligro aquellos dispositivos que sigan corriendo bajo este sistema operativo, al no ser que paguen por las actualizaciones. Microsoft permitirá que ciertas empresas o personas puedan seguir recibiendo actualizaciones de seguridad de Windows 7 si pagan una cantidad económica, algo que no estaría al alcance de todo el mundo.

Si bien la mayoría de las organizaciones están contentas sobre el empujón de seguridad que supondría actualizarse Windows 10, también critican que este salto no es del todo fácil por el tema de infraestructura interna.

Según el informe “Windows 10 2020: más allá de la migración” de 1E se señala que el 82 % de las organizaciones están de acuerdo en que la seguridad es un factor importante para actualizarse a Windows 10, sin embargo un 32 % de sus dispositivos aún no han podido actualizarse.

Solo hay que echar un vistazo que industrias importantes como las del sector financiero, el sector público, el de la construcción, los de la propiedad, los medios de comunicación, el ocio y el entretenimiento, hasta ahora solo han conseguido pasar a Windows 10 en un 66 % de sus sistemas.

Los principales problemas para no actualizarse Windows 10 es que muchas de las aplicaciones que hacen funcionar el corazón de las empresas no son compatibles con el nuevo sistema operativo. Esto hace que sea prácticamente imposible pasar a Windows 10 en ciertos órganos del cuerpo empresarial, lo que podría poner en cierto peligro a las organizaciones, al menos en algunos de sus servicios, a partir de 2020.

Las 5 novedades más interesantes de Windows 10 en la actualización de mayo

De hecho, los empresarios no consideran que pagar a Microsoft para las actualizaciones de seguridad de Windows 7 sea una solución, dado que este aspecto se volverá cada vez más y más caro con el paso de los años. Lo ven como un parche para que las empresas tengan tiempo de irse adaptando a Windows 10, pero no para una realidad a largo plazo.

De hecho hay peligros si las organizaciones deciden quedarse en Windows 7, y así lo piensa Maor Hizkiev, director tecnológico de la empresa BitDam, que señala que las organizaciones que no se actualicen a Windows 10 están jugando con fuego. “Una vez que llega un punto final, la probabilidad de que el atacante sea capaz de explotar un fallo es significativamente mayor en comparación con una máquina que está actualizada y completamente parcheada”.

Ahora sabrás si tu versión de Windows está a punto de quedarse obsoleta

La principal razón de la mayoría de los ataques exitosos que han sufrido las empresas durante los últimos años, se debe a que parte de sus sistemas no estaban actualizados, incluso con dispositivos corriendo en sistemas operativos mucho más antiguos como Windows XP.

Que una empresa decida seguir con Windows 7, no solo le saldrá más caro teniendo que pagar por actualizaciones de seguridad personalizadas, sino también debería contar con un nuevo equipo dedicado que monitoreara estos dispositivos corriendo bajo sistemas operativos antiguos las 24 horas del día, para estar seguros de que no se produce ninguna vulnerabilidad.

En lo que respecta a las últimas cifras de mercado, Windows 10 está presente en el 58,21 % de dispositivos con Windows, mientras que Windows 7 lo está al 31,96 %, una cifra tremendamente exagerada en vista de que el soporte para este último sistema operativo morirá en apenas cinco meses.

Así puedes saber cuántas actualizaciones de Windows 10 tienes instaladas

En resumidas cuentas, a las empresas les acabará saliendo mucho más caro conservar sistemas basándose en Windows 7 que actualizar su infraestructura a Windows 10. Las actualizaciones de seguridad que brinde Microsoft en Windows 7 a partir de enero, que están dirigidas a empresas que no pueden actualizarse, irá incrementando su precio con el paso de los meses, y eso será una gran carga económica.