Skip to main content

Intel saca los colores a un grupo de fans de Apple al mostrar equipos reales PC como si fuesen prototipos Mac

Imagen de un señor enseñando un PC a una persona

05/10/2021 - 13:43

Esta broma con personas reales ha sido la forma de Intel de reivindicar los ordenadores actuales que montan sus procesadores frente a los equipos de Apple, debido a la reciente elección de estos de montar su propios procesadores ARM.

Como es conocido por todos, los ordenadores de Apple abandonaron su colaboración con Intel para probar suerte con sus propios chips ARM. De ahí nació el famoso M1 de Apple, el cual sorprendió a todo el mundo por su potencia y eficiencia.

Esta jugada a Intel no le hizo mucha gracia, lógico ya que parte de su negocio venía de las ventas de iMacs y MacBooks, los cuales al llevar procesador Intel pagaban una parte a la compañía azul. Esto ha cambiado, y en Intel han querido hacer un vídeo al respecto.

La idea de este vídeo era demostrar que fuera de las opciones Apple hay un mundo lleno de posibilidades, el problema es que los usuarios están cegados por la magia de la manzana.

Para llevar esto acabo, invitaron a una serie de fans de Apple y los pusieron en una sala donde un anfitrión les iba haciendo preguntas sobre qué les gustaría ver en su próximo Mac. Ya que la gracia de todo esto es que los invitados creían que el evento era organizado por Apple.

Tras enseñar qué posibilidades tienen los productos en en los que están trabajando (sistemas que se pueden personalizar, portátiles que puedes actualizar, mayor control de los dispositivos, etc.), los invitados dijeron que no podían esperar a ver todo eso que les estaban mostrando.

En ese momento, el telón cae y el presentador descubre que todo de lo que está hablando son ordenadores que ya existen y que funcionan con Intel.

El lema con el que termina el vídeo es que "Cuando se rompe el hechizo de Apple, la elección queda clara", dando a entender que si los usuarios se dejan hipnotizar por Apple es porque quieren, ya que hay muchas más opciones fuera de la manzana que dentro.

En la guerra del marketing, este tipo de acciones llama mucho la atención y deja un sabor de boca dulce, ya que supone una guerra de preferencias que no hace daño a nadie y que es simpática y original, algo que hace unas décadas era impensable.

Y además