Skip to main content

La inteligencia artificial ahora puede convertirnos en un anime

Inteligencia artificial

02/08/2019 - 11:09

La euforia de las Face App sigue por todo lo alto, llevamos varias semanas viendo surgir nuevos sistemas que convierten una fotografía nuestra en un cuadro o nos muestran si el tiempo será o no benévolo con nuestro aspecto. 

El último en sumarse a esta moda es un sistema que convierte nuestra cara en un dibujo de anime. Creada por la compañía de videojuegos NCSoft, sus desarrolladores han usado la inteligencia artificial para transformarnos en un dibujo y, por si esto fuera poco, mutar a nuestras mascotas en un híbrido de varios animales

La base de este sistema son de nuevo el modelo open-source que está detrás de todas estas aplicaciones, las redes generativas antagónicas o GANs. Gracias al machine learning pueden buscar puntos en común con varias fotografías y aplicar el proceso que rediseña la imagen.

Junho Kim, Minjae Kim, Hyeonwoo Kang y Kwanghee Lee son los responsables detrás de este código. Estos desarrolladores también han trabajado en Guild War 2 y han explicado que esta herramienta surgió de un proyecto llamado "Mapeo de activación de clases o CAM" y que en él  se explica el proceso para dividir una imagen en capas o mapas de atención y a través de los cuales se detectan los elementos más importantes de la imagen. 

Incluyeron estos mapas de atención en GAN, para entrenar a una red neuronal para comprender cuáles son los puntos más emblemáticos de un rostro o fotografía y así respetarlos en la transformación. Así puede dibujar un anime con nuestra cara o convertir a nuestra mascota en un perro-gato.

La mala noticia es que aún se trata de un simple código que ha sido detallado en este artículo, pero que no cuenta con su versión en software por lo que no todo el mundo puede usarlo para conseguir su retrato como ha pasado con aplicaciones anteriores como AI Portrait.

Inteligencia artificial

Tendremos que esperar a que alguien lo consiga y lo haga público o necesitaremos saber de programación y contar con un ordenador lo suficientemente potente para soportar este sistema.