Skip to main content

La ley de Moore ha muerto, DARPA y Nvidia quieren reinventar la electrónica

Vulnerabilidad en procesadores Intel y AMD: todo lo que debes saber.

01/08/2018 - 07:52

Que la Ley de Moore ha muerto es algo que diferentes empresas tecnológicas defienden desde hace unos años y que DARPA ha vuelto a dejar en evidencia. Esta ley, formulada en 1965 por George E. Moore, viene a decir que el número de transistores de los procesadores se duplica cada dos años, pero en la práctica ya no se avanza a ese ritmo.

Desde entonces, esto es algo que se ha cumplido prácticamente a rajatabla, pero diferentes compañías han empezado a dudar sobre la vigencia de la misma. A comienzos de 2016 os contamos que la revista Nature, sin evidencias científicas, había puesto fecha para la muerte de la Ley de Moore al afirmar que con la llegada de los procesadores construidos en 14 nanómetros, no se podría seguir el ritmo de duplicar la potencia debido a la obligación de disipar el calor, un enemigo ''natural'' de dicho aumento de frecuencia.

Nvidia es otra de las compañías que ha afirmado que la Ley de Moore ya no estaba vigente y que los procesadores de las tarjetas gráficas podrían tomar el testigo, ya que el ritmo de aumento de potencia de los procesadores, según el CEO de la compañía, crecía a un 10% cuando antaño lo hacía a un 50%.

Además de los procesadores, DARPA quiere reinventar la rueda

Ahora es la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa de los Estados Unidos, más conocida como DARPA, la que ha invertido una fortuna en un plan a cinco años vista para reinventar la electrónica y la forma en la que operan los ordenadores. Para ello, se ha creado una especie de equipo en el que diferentes universidades (como las de Princenton, Stanford o Brown) y empresas (como Xilinx o Nvidia) desarrollarán sistemas para potenciar esa reinvención de la electrónica.

Para ello, DARPA ha lanzado un programa con 1.500 millones de dólares de presupuesto conocido como ERI (Iniciativa del Resurgimiento Electrónico) para apoyar el trabajo que se realizará en la tecnología de los chips, algo que revolucionará, según ellos, el desarrollo y fabricación de chips en los Estados Unidos.

Esto, como podéis imaginar, se trata de algo que, básicamente, está enfocado al uso militar, ya que el objetivo de DARPA es, precisamente, no lastrar el avance de la electrónica de la que dependen los militares. Aunque, claro, muchos avances en la informática y la tecnología surgen a raíz de proyectos militares. 

Dentro de ERI, hay tres grandes proyectos (diseño de chips, diseño de arquitectura e integración de materiales) que están enfocados a reducir de forma drástica el tiempo que lleva crear nuevas arquitecturas. El objetivo es ambicioso, ya que se pasaría de un tiempo de 'años' para diseñar una arquitectura a un solo día, automatizando los procesos con ayuda de la inteligencia artificial, concretamente del deep learning.

De este modo, DARPA quiere que usuarios inexpertos puedan crear diseños de alta calidad. Andrew Kahng, de la Universidad de San Diego, dirige uno de los equipos que está participando en el proyecto y afirma que están investigando y desarrollando un enfoque que permita obtener diseños de chips en 24 horas de forma segura.

Por parte de DARPA, William Chappel, quien administra ERI, espera que con este programa se revolucione la elaboración artesanal de productos electrónicos. Para ello, y para reinventar los procesadores con el objetivo de aumentar la potencia de procesamiento, se deben realizar una serie de acciones, como integrar los chips que se encargan de calcular algoritmos directamente en la memoria, lo que aumentaría drásticamente el rendimiento.

De esta forma se simplificaría la arquitectura, ya que no harían falta diferentes chips en una placa, eliminando la necesidad de que se comuniquen entre ellos al potenciar menos chips en una sola pieza de silicio, por ejemplo. Sin embargo, para hacer esto se deben encontrar y utilizar nuevos materiales, como los nanotubos de carbono y, según Chappel, esto puede ser lo más complicado.

Veremos qué tal le va a DARPA, pero que sea un proyecto a cinco años vista evidencia que, aunque digan que la Ley de Moore está muerta, falta por ver cómo será la tecnología del futuro que la sustituirá. Y es que, desde algunos ámbitos se apunta a que, aunque es loable esta inversión en investigación, no será suficiente para conseguir una empresa tan ambiciosa.

Tags:

#Destacado

Ver ahora: