Skip to main content

Boeing presenta un avión de defensa no tripulado con un sistema de módulos e inteligencia artificial

Loyal Wingman

Boeing

06/05/2020 - 09:13

Las compañías aéreas y los fabricantes de aviones no solamente son noticia por la grave crisis que están pasando estos meses ante la imposibilidad de realizar vuelos, en Boeing siguen trabajando en nuevos aviones, tal como han hecho desde que se fundó la empresa en 1916. Uno de los últimos anuncios que han realizado es la fabricación de un avión de transporte y combate autónomo.

Bajo el nombre Loyal Wingman se ha presentado este avión militar que utiliza la inteligencia artificial en sus vuelos autónomos. El avión ha sido diseñado para la Real Fuerza Aérea Australiana (RAAF) con un aspecto intimidatorio que no oculta sus funciones.

El avión podrá realizar acciones de navegación autónoma, pero también ser totalmente controlado por los operadores desde una interfaz de escritorio. En principio la idea es combinar ambas vías para aprovechar al máximo las posibilidades anticipatorias de la IA, estudiar futuros usos y a la vez coordinar sus movimientos desde tierra.

Loyal Wingman tiene una longitud de 11,5 metros y piezas intercambiables en módulos para ajustarse a la función que se vaya a realizar. Según la información de Hipertextual, permite seguimientos de búsqueda e infrarrojos, radares, ser un enlace para comunicaciones o utilizar láseres con una función teóricamente defensiva.

No se ha ocultado la función bélica que tendrá el invento y se podrá sumar a los drones que ya se utilizan en conflictos bélicos sin la necesidad de que una persona participe de modo presencial en los combates. El Loyal Wingman se sumaría a otro tipo de maquinarias y aviones con el objetivo de asegurar los combates, tal como informan en The Drive.

El objetivo de este avión autónomo que tiene un precio aproximado de 2 millones de dólares también es proteger aviones de combate que pueden superar el centenar de millones. De este modo se evitaría poner en peligro a vidas humanas, pero también grandes inversiones realizadas.

Los lectores y aficionados a la ciencia ficción sabrán que siempre se ha avisado que combinar inteligencia artificial y tecnología bélica puede no ser buena idea. Pero los pasos en el sector van lentos y, como se puede ver en este avión, de momento se combina el control autónomo con el de los operadores.