Skip to main content

El mapamundi en 3D que muestra los cables de fibra óptica que conectan en milisegundos a todo el planeta

Mapamundi donde se ven los cables.

24/09/2021 - 15:05 | Actualizado 24/09/2021 - 15:16

El mundo está lleno de cables que cruzan océanos y mares, por los cuales miles y miles de km de fibra óptica permiten que la distancia entre dos puntos se mida en milisegundos en vez de en horas.

La fibra óptica es, como os hemos dicho muchas veces, un invento que ha permitido tener cerca a cualquier persona, por muy lejos que ésta estuviera.

Tus amigo de México están a golpe de ratón y tu hermana que se fue de viaje a Japón la tienes cada noche en una videollamada sin ningún tipo de retraso en la señal. Y, cuando te conectas a jugar a servidores en Norteamérica el ping no pasa de 80 milisegundos.

Esto, hace 15 años era impensable, por culpa de las conexiones de la época. Por eso le debemos tanto a la fibra óptica. Porque ha convertido en inmediatez lo que antes era espera.

Cables de fibra óptica alrededor de la Tierra
depositphotos

Pero, ¿qué es lo que lo que hace que podamos estar conectados a cualquier zona del planeta en apenas un instante? La fibra óptica, pero no la que solemos tener vista, que cruza los portales y que se ramifica por los postes de la luz.

La fibra que nos transporta a cualquier zona del mundo va por los mares (y es posible que en un futuro venga del espacio).

Para los que no lo sepan, los océanos y mares de todo el mundo están plagados de enormes cables submarinos en los que van gruesos cables de fibra óptica, ya que es la única forma de conectar continentes que están separados por miles de km de agua.

Y el tuitero Tayler Morgan-Wall nos lo ha ilustrado con un genial mapa en 3D donde se ven todas las conexiones que hay, actualmente, en funcionamiento.

Para ello, y gracias a los esfuerzos internacional durante más de 100 años, los países han ido construyendo infraestructuras submarinas en las que se instalan todo tipo de cables, aunque ahora son casi todos de comunicación. En esta caso, de fibra óptica.

Lo que a principios de 1900 era un cable de cobre que unía Nueva York con Londres para dar mensajes en morse, ahora son millones de kilómetros de cable que conectan tu casa con el faro más septentrional de Nueva Zelanda. Y es posible que en unos años estos cables sean de plástico proveniente de lo que se recoja del mar.

Y además