Skip to main content

Mi móvil de 200 euros hace lo mismo que tu iPhone

bob esponja

21/06/2022 - 15:13 | Actualizado 25/06/2022 - 08:38

Seguro que has escuchado esa frase o, peor, la has dicho. Pues ojito porque sí, un móvil barato puede hacer lo mismo que uno de 1.000 euros, pero ya te digo yo... que no lo hace igual. Aunque hay una cosita en la que los móviles baratos pegan un repaso a los modelos más caros.

Admítelo, tienes un amigo al que le enseñas la pedazo foto que acabas de hacer con tu móvil de 1.000 euros y te suelta un "mi móvil costó 200 euros y hace lo mismo". Quien dice "fotos" dice cualquier otra función del teléfono. 

Y sí, el móvil de 200 euros tiene calendario, se puede bajar aplicaciones, puede llamar -obvio-, te permite jugar, navegar... pero la experiencia no va a ser igual, se ponga tu amigo como se ponga. Y ojo, si tú eres ese amigo que intenta destruir la ilusión de ese colega que te enseña las características de su nuevo y flamante flagship, sigue leyendo porque esto, seguramente, te interesa.

Como digo, está claro que todos los móviles hacen lo mismo. Independientemente de que sean iOS o Android, todos los smartphones sirven para lo mismo y los usamos para... bueno, para las mismas cosas. 

VIDEO

Mejores análisis de mayo

Cuando te vas a cenar, echas la fotito para Instagram y da igual el móvil que tengas (sobre todo porque la app es horrorosa en Android y comprime muchísimo la imagen), si necesitas navegar vas a poder hacerlo y si quieres jugar, también.

El tema es que hay diferencias notables que no se basan tanto en las especificaciones y las características técnicas más "superficiales", sino en algo mucho más complejo y que no suele estar al alcance de todo el mundo.

Por ejemplo, ¿sabías que las lentes de las cámaras de los móviles son... de plástico? Es flipante, ¿verdad? Pues bueno, yo me enteré hace relativamente poco tiempo, un par de años, y la verdad es que es algo increíble porque todo el mundo, desde siempre, ha dado por hecho que las lentes de una cámara son de cristal.

newsletter

Sin embargo, poco a poco están apareciendo móviles que tienen, al menos, alguna lente de cristal, como el Oppo X5 Pro o el vivo X80 Pro. En el caso del vivo, esa lente de cristal es la más externa de las que tiene el objetivo principal y, además, tiene un tratamiento por parte de ZEISS que mejora el contraste y reduce destellos de manera física, no por software.

Es algo pequeño, sí, una lente, pero ahí tenemos una diferencia entre un móvil barato y un tope de gama. Sin salirnos mucho de la fotografía, también debemos hablar del procesado. Por ejemplo, esos dos móviles comentados tienen un coprocesador de imagen que se encarga del procesado tanto de la foto como del vídeo.

Esto no solo libera recursos del SoC, sino que también permite que el fabricante tenga más control sobre ese procesado de la imagen para mejorar los resultados. En los móviles baratos, esto no existe.

Me estoy centrando mucho en la fotografía, pero esto también se aplica a las pantallas, que ahora tienen altas tasas de refresco en las gamas más modestas, pero incorporan paneles LTPO en las más avanzadas.

También cuentan con mejores sistemas de disipación de calor (en la mayor parte de los casos) y por algo tan simple como el exceso de potencia, la experiencia de usuario también es mejor en las gamas altas.

newsletter

Así que, sí, tu móvil de 200 euros hace lo mismo que uno de 1.000, PERO no lo hace igual. ¿Sabes donde sí están ganando por goleada las gamas más modestas? En autonomía y carga rápida

Ahí es donde pueden sacar pecho sin reproches porque los procesadores son más eficientes que los Snapdragon 8 Gen 1 y porque, además, en la gama de entrada y media estamos viendo cargadores muy interesantes.

Los 30 o 33 W son prácticamente el estándar de estas gamas y, además, el cargador viene en la caja. El iPhone 13 Pro, el Xperia 1 IV o el Galaxy S22+ no solo no traen cargador, sino que tienen potencia máxima de carga de, como mucho, esos 30 W dependiendo del modelo.

Claro que hay móviles de alta gama, como el Xiaomi 12 Pro, con cargadores potentes de 120 W, pero un Samsung, un Pixel, un Sony o un iPhone, en este sentido, no tienen nada que hacer contra tu móvil de 200 euros.

Y además