Logo Computerhoy.com

Microsoft cede y empezará a vender sus HoloLens al ejército de Estados Unidos

Tecnología
Así usa el ejército americano las gafas HoloLens de Microsoft

Este tema lleva unos cuatro años sin cerrarse. Por un lado, el ejército americano quería aprovecharse de esta tecnología, por otro los empleados de Microsoft no estaban cómodos vendiendo su tecnología con fines bélicos. Al final el dinero ha prevalecido.

El Ejército de EE.UU. está recibiendo un primer lote de gafas de combate de alta tecnología fabricadas por Microsoft Corp. tras los buenos los resultados arrojados en las pruebas de campo. Las gafas, por supuesto, son las HoloLens de Microsoft.

El Subsecretario de Adquisiciones, Douglas Bush, ha dado el visto bueno al Ejército para la compra de unas 5.000 gafas. Su entrega había quedado en suspenso por la preocupación sobre el rendimiento del dispositivo, de ahí que tuvieran que realizar más pruebas sobre el terreno.

Se espera que el Sistema Integrado de Aumento Visual de Microsoft, o IVAS por sus siglas en inglés, proporcione una "pantalla de visualización" para las fuerzas terrestres estadounidenses, similar a las de los pilotos de cazas actuales.

El sistema, una versión personalizada de las gafas HoloLens de Microsoft, permitiría a los comandantes proyectar información en un visor frente a la cara del soldado e incluiría funciones como la visión nocturna.

El Ejército prevé gastar hasta 21.900 millones de dólares durante una década en las gafas de combate de Microsoft, piezas de repuesto y servicios de apoyo si se ejercen todas las opciones del contrato actual. 

La directiva de Bush de aceptar la entrega, emitida el mes pasado y hecha pública hoy, marca una muestra de confianza sobre el producto de Microsoft.

Hololens 2

El Ejército realizó su pedido inicial de las 5.000 gafas por valor de 373 millones de dólares en marzo de 2021. El pedido iba a ser el primero de un potencial de 121.000 a lo largo de una década, pero quedó en suspenso a finales del año "para seguir mejorando la plataforma tecnológica".

El acuerdo, que estaba valorado en 480 millones de dólares, acabó provocando luchas internas en la compañía, ya que algunos empleados consideraron que su trabajo se estaba utilizando para propagar la violencia en el extranjero en lugar de ayudar a la gente.

La división HoloLens también ha visto su parte de agitación en Microsoft, porque el creador de las gafas de realidad aumentada, Alex Kipman, dejó la compañía en junio después de que salieran a la luz acusaciones de acoso sexual.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Hoy destacamos

Y además