Skip to main content

La minería de criptomonedas está colapsando las centrales eléctricas de todo un país

central nuclear

Pixabay

29/11/2021 - 09:00

El mercado de las criptomonedas tiene dos caras, una que se representa en el mundo bursátil y que consiste en subidas y bajadas de precios; y otra que se lleva acabo en sótanos llenos de tarjetas gráficas.

Para conseguir un bitcoin uno sólo puede hacerlo a través de dos caminos: pagando o minando. Lo primero es caro, y lo segundo también.

Debido a la fiebre de las criptomonedas, millones de personas se han tirado de cabeza a un negocio muy volátil pero que está dando sus beneficios tras 10 años en funcionamiento. Y claro, que el bitcoin haya pasado de costar 100 dólares a 66.000$ pues no ayuda a bajar la fiebre.

Por eso mismo todo el mundo trata de conseguir criptomonedas, porque saben que a la larga pueden hacerse ricos. Y la forma de conseguir estas monedas es comprando, y esperar a que se revaloricen, o minando, y consiguiendo tú por tus propios medios esa monedas.

Minería criptomonedas almacén ilegal

Policía de West Midlands

Y, el minado, requiere mucha energía. Tanta que actualmente es un problema mundial donde el cambio climático está en juego.

Ejemplo de ello es lo que está ocurriendo en Kazajistán, país que afronta cortes de energía debido a la minería que se está llevando acabo en dentro de sus fronteras y que ha comenzado a ser un problema de estado.

El Financial Times informa que el operador de la red eléctrica local, KEGOC, ha dicho que empezará a racionar la electricidad para los 50 mineros registrados en el país después de que su uso supuestamente implicara un el cierre de emergencia en tres plantas de energía en octubre.

Según el gobierno, se estima que la demanda de electricidad se ha disparado un 8% en 2021, frente al 1-2% habitual. Lo que ha provocado apagones en seis regiones desde octubre.

Las fuentes oficiales creen que el aumento de la demanda de energía podría deberse a la represión de China contra las criptomonedas, lo que obligó a las empresas mineras a trasladar sus operaciones a otros países como Kazajistán, donde la electricidad es relativamente barata.

Y además