Skip to main content

La mitad de los programas para PC están obsoletos, y eso es un problema de seguridad

Modo Light de Windows 10

31/01/2019 - 13:30

Cambiamos de ordenador con relativa frecuencia, ya sea a causa de algún problema o por la búsqueda de un mejor rendimiento. Habitualmente, señalan los análisis del mercado, cada seis años, lo cual confiere a estos dispositivos una vida útil mucho más larga que otros elementos, como los smartphones o las tablets.

Aún más grave que esos seis años es que ni tan siquiera solemos actualizar lo más importante de la ecuación: el software que ejecutamos en esos equipos, es decir, los programas y aplicaciones que tenemos instalados, los usemos o no a menudo.

Así lo atestigua un estudio de la firma de seguridad Avast, según el cual la mitad de los PC activos en la actualidad ejecutan sistemas operativos descontinuados o aplicaciones completamente obsoletas. Para ser exactos, más del 55% de las aplicaciones para ordenadores con Windows está desactualizada, llevándose la palma algunos populares programas como Adobe Shockwave (96%), VLC Media Player (94%) y Skype (94%).

Si nos fijamos en la capa de los sistemas operativos, nos encontramos con quecasi uno de cada seis PC (el 15%) corre todavía bajo Windows 7, mientras que uno de cada diez (9%) de todos los dispositivos con Windows 10 también están ejecutando versiones obsoletas… pese a que las actualizaciones son completamente gratuitas.

No hay que olvidar que el soporte a Windows 7 finaliza en apenas un año, y eso es un auténtico problema de seguridad para los que no actualicen a tiempo.

Con todo, y siempre según las cifras de Avast, Windows 10 está instalado en estos momentos en alrededor del 40% de los PC del mundo, todavía por debajo del líder, Windows 7, que sigue presente en el 43% de los equipos.

Estos son los portátiles con Windows 10 más vendidos en Amazon España

Todo esto no deja de ser reflejo de un desdén de los usuarios por las mejoras técnicas que se incluyen en las nuevas versiones de los programas y sistemas operativos, pero también supone un importante peligro en materia de ciberseguridad.

No en vano, los fabricantes de software no ofrecen parches que cubran amenazas ya descubiertas en programas obsoletos, con lo que aumenta exponencialmente el riesgo de sufrir algún ciberincidente.

Ver ahora: