Skip to main content

El modo incógnito ya no te sirve de nada al navegar por webs porno

Modo incógnito Chrome

18/07/2019 - 19:58

En Internet nada es lo que parece. Ni nadie es lo que dice ser. Nos aseguran que el Modo Incógnito evita los rastreos y las compañías publicitarias afirman que no rastrean contenido relacionado con los gustos sexuales, pero según un estudio llevado a cabo sobre más de 20.000 webs pornográficas, el 93% filtran datos que aparecen en rastreadores de Facebook, Google, Oracle, y otras compañías. Incluyendo datos de aquellos que acceden a través del Modo Incógnito.

Todas ellas han negado que rastreen este tipo de información. Pero las cookies están ahí, según la investigación. Y no aparecen mágicamente...

El estudio, llevado a cabo por Microsoft y por varios investigadores de la Universidad Carnellie Mellon y la Universidad de Pensilvania, ha analizado los datos que filtran 22.484 webs pornográficas. El 93% de estas webs dejan escapar (o venden) datos que aparecen asociados a cookies de grandes compañías publicitarias.

11 datos que deberías borrar de Facebook si te preocupa tu privacidad

Así, por ejemplo, el 74% de estas webs pornográficas contienen rastreadores de Google y sus empresas subsidiarias. El 24% tiene cookies de Oracle, y el 10% de Facebook.

Estas compañías han negado al New York Times que rastreen información publicitaria en webs pornográficas, y no permiten que las páginas para adultos usen sus servicios de publicidad. Entonces, ¿cómo han llegado esos rastreadores allí?

En parte, por la política de puertas abiertas de las compañías publicitarias. Por ejemplo el código de Facebook para rastrear a los usuarios se puede integrar en cualquier página web sin el permiso de Facebook.

Amazon Prime Video

Prueba gratis Amazon Prime Video

Ya puedes probar gratis durante un mes y sin compromiso de permanencia Amazon Prime Video. En esta plataforma puedes ver series como American Gods, Hanna y Jack Ryan, además de cientos de películas en exclusiva.

Tal como explica al mencionado periódico Elena Maris, investigadora de Microsoft y líder del estudio, "el hecho de que los mecanismos de rastreo de una web pornográfica sean tan parecidos a los de una tienda online, es lo que debería disparar todas las alarmas. No se trata de elegir una camiseta y rastrear quien la compra, hablamos de información mucho más personal".

El hecho es que las páginas pornográficas no se molestan a proteger a sus usuarios, hasta el punto de que las direcciones URL de cada sección de la web, suele incluir el género pornográfico que se está visitando. Una simple cookie que recoja las webs que visitas puede saber qué tipo de porno te gusta. Y aunque muchos rastreadores recopilan información irrelevante como el sistema operativo o el navegador que usas, otros espían hasta la dirección IP y el número de teléfono.

Toda esta información es tremendamente sensible en países en donde la homosexualidad está prohibida, por ejemplo, o para personas públicas que no han revelado su sexualidad. Y se puede usar como chantaje.

El estudio también revela que solo el 17% de las webs pornográficas incluye un apartado dedicado a la privacidad, y en la mayoría de los casos, es deliberadamente técnico e incomprensible.