Skip to main content

Un monitor de Commodore con una Raspberry Pi

Réplica monitor Commodore con una Raspberry Pi

30/04/2019 - 18:44

Hacer uso de una réplica del monitor de Commodore con una Raspberry Pi es una de esas ideas que suelen tener los modders y que actualmente se ha hecho realidad con este excelente trabajo creado por Chris Mills.

Tiempo atrás, cuando teníamos en nuestras casas esos pequeños ordenadores llamados Commodore los podíamos enchufar directamente a cualquier televisión de blanco y negro o de color, pero también solían venderse monitores dedicados propios para una mayor calidad de imagen.

Es por ello que en su tiempo Commodore lanzó al mercado un gran conjunto de monitores fabricados por JVC, Daewoo, Philips, Toshiba, Thomson y una infinidad de fabricantes más, que llegaron (o no) a ciertos mercados a lo largo del mundo.

Pues bien, uno de estos monitores, el concreto el de la serie 1700 (fabricado por JVC y Goldstart), ha sido reimaginado por Chris Mills para embutirle una Raspberry Pi y así poder emular sus juegos favoritos en toda esa pantalla.

Réplica monitor Commodore con una Raspberry Pi
Chris Mills

 

Esta réplica del monitor Commodore 1702, ha sido creada con una inversión mínima de 120 dólares, con alrededor de 25 horas de trabajo, bajo un estuche de madera hecha a base de madera pintada, y evidentemente conectado a una Raspberry Pi que tiene instalado un emulador de Commodore 64.

Para crear el monitor se utilizaron varias estructuras de madera pintada, incluyendo en su interior todos los cables necesarios para su funcionamiento. Como monitor se ha optado por un monitor de seguridad TFT LCD con una relación de aspecto 4:3 para soportar una resolución resolución nativa de 320 × 200.

Cómo instalar Docker en la Raspberry Pi

De esta manera colocó el monitor dentro de la caja de madera que se diseñó previamente, y en su parte trasera se han adherido y conectado los cables necesarios para su funcionamiento, y todo junto a un par de altavoces. Adicionalmente añadió una resistencia en serie para disminuir el voltaje del ventilador de 12 V a 4 V.

Para el toque final, la caja de madera se pintó con esmalte en aerosol krylon, se lijó con papel de grano y se la pegó la insignia oficial de Commodore como guinda del pastel.