Skip to main content

Móviles con pantallas flexibles: ¿qué es mejor plegable o enrollable?

Samsung Galaxy Z Fold 3, análisis y opinión

R. Andrés

20/09/2021 - 23:00

Hemos decidido enfrentar los dispositivos plegables con los equipos enrollables, ambos dispositivos cuentan con ventajas y desventajas. Lo interesante es intentar encontrar una respuesta y, de una vez por todas, saber qué formato es el mejor.

La tecnología en los dispositivos móviles ha avanzado a pasos agigantados. En la actualidad los teléfonos plegables son una realidad y, aunque no sean todavía la norma, parece que el sector se dirige en esa dirección. Ahora bien, ¿son la única propuesta que existe en el mercado? ¿son los destinados reinar en el futuro de los teléfonos inteligentes?

Vamos a intentar dar respuesta a ambas preguntas, pero antes de nada hay que dejar claro que, todo puede cambiar de aquí a unos años, así que más que un dogma la respuesta es una categorización con vistas a ser cambiada según evolucione el mercado. De hecho, solo el futuro tiene la respuesta a estas dos preguntas.

Lo primero, solo vamos a hablar de los teléfonos plegables que hayan visto la luz del mercado y se puedan comprar. No entraremos en prototipos o en equipos que sí han enseñado las empresas, pero que sean imposibles de conseguir. Los terminales plegables que existen actualmente cuentan con dos formatos bien diferenciados: móvil a tablet y móvil compacto a móvil normal.

Samsung y Motorola han ofrecido equipos plegables, la primera cuenta con ambos formatos y la segunda solo con uno. Las ventajas de un móvil plegable en formato concha son más estéticas, nostálgicas y curiosas que realmente útiles. Sí, tienes un móvil plegado que es más compacto que uno convencional.

El formato plegable que pasa a tablet es el más interesante de los dos, la tendencia del mercado es ofrecer una mayor pantalla en los dispositivos. Los fabricantes llevan siguiendo este camino durante mucho tiempo y, en la actualidad, los terminales son enormes y muchos usuarios quieren una pantalla de grandes dimensiones, pero también quieren poder meter el móvil en el bolsillo.

Los teléfonos enrollables, por desgracia, no son una realidad. OPPO enseñó su versión de un dispositivo con estas características hace un par de meses, pero este dispositivo no llegó a ver la luz en ningún momento. El formato enrollable tiene como positivo el tener un equipo de tamaño convencional, pero que pasa a ser un tablet.

A nivel general lo interesante es lo futurista que puede resultar ver como se despliega una pantalla de un terminal para así poder aumentar el ratio de pantalla. Pero, al mismo tiempo, pone en relieve un problema básico de los dispositivo y son las partes móviles. En un dispositivo plegable el movimiento de plegado lo hace el usuario, mientras que en uno plegable se necesitan motores.

Los motores en un dispositivo pueden fallar en cualquier momento ya sea porque se le ha incrustado polvo o por el hecho de, simplemente, dejar de funcionar de manera aleatoria. Sí, los teléfonos plegables tienen el inconveniente de una pantalla que sufre los plegados y desplegados, mientras que, en principio, los enrollables no.

En cuanto al diseño los terminales enrollables suponen un ejercicio mucho más complejo, de hecho, la parte que se genera al sacar mágicamente un extra de pantalla queda, en parte, desprotegida. Suponen un reto que muchos fabricantes no están dispuestos a asumir, además de todos los inconvenientes que se pueden generar en el uso diario.

Los plegables de Samsung, por fin, han sido certificados con resistencia al agua tras varias generaciones, mientras que en uno enrollable por las casuísticas de su construcción parece que será muy complicado o casi imposible. La solución de aislamiento, por el momento, no pinta a ser compatible con los sistemas deslizantes para extender la pantalla.

Habiendo sopesado todas las virtudes y defectos de los equipos plegables, además de los enrollables el ganador claro no es difícil de decidir. Los plegables ganan y, es que, ya se pueden comprar. La ventaja es clara y se basa en que se encuentran en las grandes plataformas de compra y venta en la actualidad.

Eso sí, esto no significa que sean perfectos o que hayan ganado por goleada. De hecho, los plegables necesitan evolucionar mucho más. Aunque lo más importante es que, para ser, dispositivos populares lo suyo es que su precio fuese mucho más económico. Y, es que, la revolución de los terminales plegables llegará cuando aterricen en la gama media.