Skip to main content

Cuando Microsoft decide que no eres digno de actualizar Windows 10

Windows 10 en la tienda de Microsoft

Depositphotos

26/06/2020 - 08:59 | Actualizado 30/06/2020 - 08:20

Llámenme loco, pero soy uno de esos temerarios usuarios de Windows 10 que quiere instalar la gran actualización del sistema del mes de mayo. Por desgracia, hay un problema: Microsoft no me deja. Toda la vida usando Windows para esto...

El pasado mes de mayo Windows 10 lanzó una de sus dos grandes actualizaciones del año, Windows 10 May 2020 Update, también conocida como Windows 10 versión 2004. Estrenaba una novedad: en muchos PCs Microsoft no la deja instalar. Incluido el mío. No critico la medida, pero sí que Microsoft no explique a los usuarios lo que está pasando.

Mi viejo PC de sobremesa ya tiene unos años, aunque todavía es bastante competente para la mayoría de las tareas. El punto débil es el procesador Intel  i7-4790K, que ya tiene más de 6 años, pero era uno de los más potentes en su época. Con sus 4 núcleos y 8 hilos a 4 GHz, sigue siendo suficiente para cualquier tarea de ofimática, y la mayoría de los juegos.

Está acompañado de 16 GB de memoria, una tarjeta gráfica GTX 1070 que hoy en día sigue siendo de gama media, y un par de discos SSD. Es un PC perfectamente válido para trabajar, usar aplicaciones o jugar a cualquier juego a 1080p con calidad gráfica alta. Pero si intento descargar la última actualización de Windows 10, el sistema no me deja. Una ventana de aviso me dice que la descarga "está en camino":

Actualizar Windows 10

Es un cambio con respecto a otra anterior en la que, literalmente, no decía nada. ¿Qué está ocurriendo?

Todos los usuarios de Windows 10 conocemos los problemas que han tenido las actualizaciones en los últimos meses, con una enorme cantidad de bugs y fallos que han provocado problemas serios de reinicios, bloqueos, e incluso cosas tan raras como buscadores que no buscan, o impresoras que no imprimen.

A nivel personal no tengo especial interés en instalar la nueva actualización. Ninguna novedad que incluye me resulta especialmente atractiva o necesaria. Y me arriesgo a un puñado de nuevos y desconocidos bugs. Pero a nivel profesional necesito instalar la actualización, porque quizá mis jefes me encarguen un artículo sobre cierta novedad de Windows 10, o cierta mejora que merece la pena.

Aún así, creo que Microsoft hace lo correcto ofreciendo la actualización por fases, para que no le desborden los bugs. El problema es que los usuarios no estamos debidamente informados.

Hay varias razones por las que Windows no me permite instalar la actualización en mi ordenador. La está distribuyendo por oleadas para que no haya aglomeraciones, y puede que aún no me haya tocado recibirla. O quizá ha detectado bugs en la actualización relacionados con cierta componente de mi PC. O Microsoft está dando prioridad a los PC nuevos, aunque los más antiguos funcionen perfectamente y estén actualizados al máximo.

La clave de todo este asunto es que me gustaría saberlo, pero Windows no me lo dice. Y como usuario de pago que llevo un mes esperando, y que me afecta a nivel profesional, creo que tengo derecho a saberlo. Esto no es Android en donde las compañías hacen barbaridades y tienen todo el poder, porque todo es gratis. Y los usuarios, a callar y esperar. He pagado Windows durante años y aunque Windows 10 me salió gratis, técnicamente no es un sistema gratuito. Tenemos derecho a saber.

En la ventana de aviso que indica que la actualización "está en camino", hay un botón que pone Más información. Al pinchar en él, lleva a una página web genérica de información de versiones, en donde solo dice que "están ajustando la fase de despliegue":

Windows 10

Profundizando un poco más en un enlace del 27 de mayo, indican de forma genérica que si no he recibido la actualización puede ser porque "llegará en las próximas semanas, o hay un problema de compatibilidad". Que es como no decir nada.

Como he dicho, prefiero que Microsoft bloquee la actualización antes de que me provoque fallos o algo deje de funcionar. Y también es cierto que hay formas de forzar la actualización en modo manual.

Pero puesto que Windows 10 ha hecho un chequeo de mi PC y ha llegado a la conclusión de que no es digno de recibir la actualización, creo que es justo que Microsoft revele a los usuarios por qué toma esa decisión: ya sea porque no estoy en la fase actual de despliegue, porque ha detectado un bug de Windows relacionado con mi hardware y lo están corrigiendo, o porque hay una incompatibilidad. Quizá me interese actualizar ese hardware para recibir la actualización rápidamente.

Es un tema que deberá mejorar en próximas actualizaciones. No solo explicar la razón, sino la fecha aproximada en que me tocará el turnoUn usuario informado, es un usuario que se siente respetado.