Skip to main content

Noruega ya tiene una app contra el coronavirus que combina el Bluetooth con el GPS

smittestopp

28/04/2020 - 11:05

Mientras en España se desarrolla una aplicación para controlar los contagios por coronavirus, o Apple y Google continúan su propio proyecto, en Noruega ya se está usando una aplicación oficial. Con un modelo muy distinto al que se planifica en nuestro país, está siendo un auténtico éxito en cuanto a instalación en dispositivos.

En menos de 10 días, esta aplicación que se ha llamado Smittestopp -freno a la infección- ha sido descargada por 1.427.000 usuarios, el 25% de los ciudadanos de Noruega. Según la información de El País, se espera que alcance al menos al 60% de la población.

A la hora de recopilar datos, el sistema se basa en controlar a quienes hayan estado junto a cada persona al menos 15 minutos a una distancia de dos metros. Se cuenta un periodo de 14 días y, en caso de que alguien sufra el coronavirus, se alertará a los posibles infectados. Es un servicio que se parece en gran medida al español, aunque cuenta con una importante diferencia.

A pesar de su gran éxito, existía mucha desconfianza hacia la misma aplicación, el uso de los datos y cuánto tiempo se iba a guardar la información. Pero la agencia encargada de vigilar la protección de datos en Noruega ha controlado el proceso y la aplicación ha sido de descarga voluntaria.

Uso del GPS y numerosos intentos de phishing

Esta aplicación utiliza el Bluetooth, pero también los datos de geolocalización del GPS. Un aspecto que ha generado controversia y que se está evitando en la mayoría de países. El objetivo alegado es que de este modo es más sencillo almacenar y monitorizar a los posibles infectados

La aplicación está disponible tanto en Android como iOS y en caso de que haya alguien infectado, se avisa mediante un SMS a las personas que han estado expuestas al virus. Aunque los SMS también están provocando cierta polémica por los envíos masivos que se están realizando de mensajes falsos avisando de contagios y los crecientes intentos de phishing.

Esta previsto que la aplicación de elimine a finales de 2020 y que todos los datos guardados de los móviles y usuarios también queden borrados. La información se recopila de forma anónima, aunque centralizada, lo que ha provocado un debate sobre el modo de lograr la ecuación idónea entre prevención y privacidad.

En todo caso, en España y otros tantos países nos mantenemos a la espera de que llegue la aplicación oficial. Queda por ver si su uso alcanza cifras similares a las de Noruega.