Skip to main content

Nueva polémica con el uso del reconocimiento facial enciende el debate en Estados Unidos

Reconocimiento facial

28/05/2019 - 14:49

En los últimos meses existe un debate en Estados Unidos sobre el uso del reconocimiento facial en espacios públicos y privados y hasta qué punto es legal que se use con ciudadanos anónimos. Una de las últimas polémicas ha surgido al saberse que en 2012 se realizó un proyecto de reconocimiento facial que usó sin permiso a más 1.700 personas de la Universidad de Colorado.

Con fondos del Ejército de los Estados Unidos y los servicios de inteligencia, el proyecto de investigación usó 1.700 fotografías tomadas de estudiantes y trabajadores de la universidad y las combinaron con las imágenes que captaba una cámara instalada en el exterior, a 150 metros de un área pública, con el objetivo de entrenar al sistema para que aprendiese a identificar a los sujetos.

Con los resultados obtenidos se ayudó a investigadores de cara a que desarrollasen los algoritmos adecuados para mejorar el sistema. El nombre usado para organizar los datos fue "Unconstrained College Students".

Engañan al reconocimiento facial con imágenes de Facebook

Ninguno de los sujetos usados sabía que se estaban usando sus imágenes para un estudio con futura aplicación militar. Por parte del encargado del proyecto, el Dr. Terrence Boult, se afirmó que la captación de imágenes personales en espacios públicos no es ilegal y que en la universidad tenían constancia de su labor. Según lo confirmado por la universidad, “las fotografías se recopilaron es áreas públicas” y fueron puestas a disposición de los investigadores tiempo después. Sin embargo, el estudio acabó por cancelarse cuando el Financial Times publicó un artículo sobre el caso en el que se incluyeron datos como las fechas y horas en que se tomaron las imágenes. 

Los investigadores alegan que esta clase de investigaciones pueden ayudar a la policía y el ejército en su trabajo y reducir las situaciones peligrosas. Sin embargo, son muchos los críticos con varias de las circunstancias del estudio, como que se tomasen las imágenes de ciudadanos (estudiantes en este caso) sin su permiso o los fines militares que pueda tener el proyecto. Muchos de los sujetos utilizados pueden no estar de acuerdo con los objetivos finales del estudio.

Google asegura que no venderá sus sistema de reconocimiento facial... por el momento

Esta es una muestra del intenso debate que se vive a día de hoy en Estados Unidos entre gobierno, servicios de inteligencia, grandes empresas e individuos. ¿Puede ser discriminatorio el uso de reconocimiento facial? ¿Se puede grabar a sujetos sin su permiso? ¿En espacios públicos y privados? Muchas son las preguntas que tratan de solucionar.

Ver ahora: