Skip to main content

Una nueva tecnología permite insertar productos publicitarios actuales en películas clásicas

Publicidad en Times Square

DepositPhotos

24/04/2021 - 18:33

Ya es posible insertar publicidad actual en películas y programas de televisión antiguos, y eso puede acabar con todo nuestro cine clásico.

El “product placement” o emplazamiento publicitario es una técnica de publicidad que consiste en la inserción de un producto, marca o mensaje dentro de una narrativa en un medio, como puede ser una película, una serie o incluso un documental.

Es una de las técnicas publicitarias más antiguas y están reguladas por ley, y que seguro que has visto en cientos de películas y series de televisión cuando tu actor favorito o ese personaje de serie que tanto sigues, se toma una popular bebida energética o desayuna una marca de cereales muy particular y sí, eso es un emplazamiento publicitario y las marcas pagan por aparecer.

Pero ahora la tecnología quiere ir mucho más lejos, y aquellas películas clásicas podrían incorporar hasta productos o marcas que no existían antes, pero sí en la actualidad.

Publicidad retroactiva

La publicidad de Coca Cola no estaba en el metraje original

BBC

Ahora la empresa de publicidad británica Mirriad ha desarrollado una nueva tecnología que les permite colocar productos, marcas y mensajes en películas y programas de televisión que ya existían hace tiempo, informa la BBC.

Esta tecnología, que lleva tiempo probándose en un servicio de retransmisión en China, hace posible que las marcas inserten sus productos, mensajes o logotipos en películas o series ya existentes, incluso pudiéndolos variar con el paso del tiempo sin necesidad de volver a grabar las escenas.

Esta tecnología de colocación de producto retroactiva podría volverse popular en la industria de la música y el cine, en una nueva forma de obtener ingresos en películas o canciones que hace tiempo que se han lanzado, pero que todavía siguen contando con gran popularidad entre el público.

Curiosamente esta tecnología se puede llevar incluso mucho más lejos, y es que según comenta la compañía Ryff, incluso pueden adaptar los nuevos anuncios al espectador de forma individual, en función de su historial de navegación en Internet.

Así que quién sabe, quizás puedas volver a ver esa película que disfrutaste tiempo atrás cuando eras un niño, y ver emplazamientos publicitarios del hoy día.

Y además