Skip to main content

Un nuevo sistema permite manipular vídeo de forma realista

editar vídeo
-

11/09/2018 - 16:59

Un equipo de investigadores de la Universidad Carnegie Mellon (Estados Unidos) ha desarrollado un nuevo método que permite transformar de manera automática el contenido de un vídeo para darle el estilo de otro. El resultado es una manipulación de las imágenes muy realista. 

Esta tecnología tiene interesantes aplicaciones para la producción de películas, pero en malas manos también puede resultar peligrosa, ya que se puede emplear para hacer Deep Fakes, la técnica que, entre otras cosas, se usa para crear porno falso de famosas o para manipular el discurso de una persona poniendo en su boca palabras que no ha dicho, En el vídeo que encontrarás un poco más abajo puedes ver un ejemplo de los resultados de este sistema.

El nuevo método que han diseñado estos investigadores está basado en datos y no requiere la intervención humana, por lo que se puede aplicar para transformar grandes cantidades de vídeo de manera automática. 

La transferencia de contenido de un vídeo al estilo de otro se basa en la inteligencia artificial. En concreto, lo que permite aplicar este efecto son las redes generativas antagónicas (RGAs o GANs, por sus siglas en inglés), que son un tipo de algoritmo que hace posible que el ordenador entienda cómo aplicar el estilo de una imagen a otra. 

Gracias a esto, utilizando esta tecnología será posible, por ejemplo, crear películas de animación de una forma muy rápida, o convertir a color las películas en blanco y negro. "Es una herramienta para el artista que le da un modelo inicial que puedes puede mejorar", explica Aayush Bansal, uno de los miembros del equipo.

Además, los efectos que se consiguen con este sistema no se limitan únicamente a los rostros o los cuerpos de las personas que aparecen en las imágenes, sino que también se puede utilizar para manipular vídeos de paisajes o naturaleza.

Estas son las videocámaras más vendidas de Amazon España

Por este motivo, otra de las ventajas de esta técnica es que permite a los editores de vídeo manipular el entorno para recrear una escena nocturna o lluviosa, con resultados muy naturales y sin necesidad de rodar en estas condiciones.

Como decíamos al principio, el problema de esta tecnología reside en que puede ser utilizada con fines maliciosos para crear Deep Fakes o vídeos manipulados para desinformar o para humillar a las personas.