Skip to main content

Oppo quiere competir con Qualcomm: la empresa china llevaría meses desarrollando sus propios procesadores

Undécima Generación Intel Core Tiger Lake

Intel

20/10/2021 - 09:33

El gigante asiático estaría creando en secreto sus propios procesadores para dar vida a sus nuevos teléfonos de gama alta, dejando de lado de esta forma a Qualcomm, su actual socio.

En plena crisis de los semiconductores, parece que todas las compañías importantes han decidido que es momento de producir sus propios procesadores, dejando así de depender de terceros para poder desarrollar su actividad.

Primero fue Hyundai, con sus chips para coches, ayer fue Alibaba con su procesador de 128 núcleos y hoy le ha tocado el turno a Oppo, una de las compañías más importantes del mundo smartphone.

Según un informe de Nikkei, Oppo estaría desarrollando sus propios procesadores para los teléfonos móviles de gama alta. Así lo han desvelado dos personas involucradas en el proyecto que ayer hablaron con el periódico.

Los planes eran lanzar SoCs personalizados en 2023 o 2024 dependiendo de la velocidad de desarrollo. Al parecer, Oppo quiere utilizar la avanzada tecnología de proceso de 3nm de TSMC para sus chips.

Si los planes se hacen realidad, Oppo sería el último gran fabricante de smartphones en tomar el control de su propio diseño de SoC. Donde Google se estrena ahora con sus Pixel 6 y 6 Pro, donde veremos debutar al procesador personalizado llamado Tensor.

Apple y Samsung también diseñan sus propios chips para smartphones con sus A15 Bionic y Exynos 2100 respectivamente, al igual que Huawei y sus micros Kirin antes de que las sanciones estadounidenses diezmaran su negocio de móviles.

A14 Bionic

Como Qualcomm puso de manifiesto la pasada semana, éstos saldrían perdiendo si grandes empresas como Oppo se dedicasen al diseño de SoC por sí mismas, ya que Oppo es el cuarto mayor fabricante de smartphones y comparte cadena de suministro con Vivo, Realme y OnePlus.

De esta forma, si Oppo comenzase a fabricar de forma exitosa sus propios procesador estos chips podrían llegar rápidamente a teléfonos de múltiples marcas chinas, reduciendo así aún más el negocio de Qualcomm. Sin duda, la empresa de chips americana se encuentra en una encrucijada.

Y además