Skip to main content

El Parlamento Europeo vota en contra del uso del reconocimiento facial en el ámbito policial

Deposit

Deposit

06/10/2021 - 20:37

Al Parlamento Europeo parece que no le convence el uso del reconocimiento facial de manera tan abierta y han votado su prohibición.

La utilización de la biometría para la vigilancia de los ciudadanos es un concepto un tanto distópico, pero que no dista de la realidad en la que vivimos. A lo largo de los últimos años hemos visto ejemplos de reconocimiento facial.

De hecho, una de las cadenas de supermercados más importantes de España anunció hace un varios meses que había implementado un sistema de reconocimiento facial. El sistema estaría destinado a la vigilancia de los accesos a sus tiendas.

No hay que esperar al 2049 para encontrarnos con el uso del reconocimiento facial en este tipo de ámbitos. El Parlamento Europeo parece ser consciente de ello y se ha realizado una votación que nos afecta a todos.

A lo largo de la cesión se ha hablado acerca de los sistemas de inteligencia artificial y de su uso para la identificación de los usuarios. Los eurodiputados se han puesto de acuerdo para pedir que no se puedan utilizar estos sistemas en espacios públicos.

Y, es que, lo que se ha comentado es que la constante vigilancia hacia las personas supone una violación de la intimidad y la dignidad humana. Puesto que los ciudadanos no han de pasar por el proceso de vigilancia sin ser sospechosos de algún delito.

Al estar en contra de la utilización de los sistemas de reconocimiento facial también se enfocaría la prohibición hacia las bases de datos privadas de reconocimiento facial. Lo cierto es que la temática es complicada de tratar y con muchas vertientes.

El ejemplo más claro de la complejidad es que las inteligencias artificiales entrenadas para predecir el comportamiento también deberían ser prohibidas. El documento en el que se refleja todo esto es extenso y bien detallado.

Habrá que esperar hasta conocer cómo se desarrolla este alto al reconocimiento facial y a la inteligencia artificial en estos ámbitos. El Parlamento Europeo lo tiene claro, pero puede que las empresas dedicadas a esto no terminen de estar de acuerdo.

Y además