Skip to main content

El peligro al que se expondrán los dispositivos con Windows 7 a partir del próximo año

Hospital

18/07/2019 - 17:45

El fin de ciclo de Windows 7 está cerca de producirse, y con ello multitud de particulares, empresas e incluso hospitales que podrían ponerse en peligro ante futuros ataques.

Si bien un usuario particular lo tiene fácil para actualizarse Windows 10 y seguir contando así con parches de seguridad para tener un entorno más tranquilo a la hora de navegar a Internet, no todas las empresas pueden dar este paso porque dependen de una serie de aplicaciones incompatibles con el nuevo sistema operativo.

Si bien actualmente Windows 10 domina y está presente en un 66 % de todos los ordenadores del mundo según señala la firma de seguridad Duo, en lo que respecta al tema empresarial la cosa no va tan bien.

Cabe recordar que Microsoft ya no lanzará parches de seguridad para Windows 7 después del 14 de enero de 2020, al no ser que pagues. Pero eso no quita de que haya multitud de máquinas, incluso algunas pertenecientes a hospitales o a la atención médica, que se quedarán con Windows 7 y totalmente desprovistos de seguridad, algo de lo que podrían aprovecharse los ciberdelincuentes.

Un ejemplo reciente lo tenemos con el brote de WannaCry a mediados de 2017, que tumbó el servicio de salud nacional del Reino Unido y retrasó miles de citas de pacientes, lo que pudo poner en serio peligro la salud de ciertas personas. Esto se debe a que muchas de estas máquinas cuentan con sistemas operativos antiguos, y no solo hablamos de Windows 7 sino también de Windows XP.

Windows 7: si lo usas, esto es todo lo que debes saber antes de que finalice su vida útil

Según un informe manejado por la firma de investigación Duo, el sector sanitario es la industria más dominada por Windows y muchos de ellos no corren sus sistemas bajo Windows 10, lo que puede ser un peligro a partir del próximo año.

Si bien Microsoft avisa con bastantes años de antelación sobre el final de soporte para los sistemas operativos, este tipo de organizaciones, si bien podrán mover muchas máquinas a los nuevos sistemas operativos, otras son dependientes de aplicaciones antiguas que son incompatibilidades con Windows 10.

Ahora sabrás si tu versión de Windows está a punto de quedarse obsoleta

Esto podría darse por ejemplo en algunos escáneres en los hospitales, que se ejecutan bajo versiones antiguas de Windows, y que no están preparados para actualizar su sistema operativo. La solución más drástica sería prescindir del escáner y adquirir uno nuevo que puede suponer miles de euros de inversión, pero ¿acaso no sería mejor aprovechar el poco presupuesto de estos lugares para comprar más camas?

Veremos como avanza el nicho del cuidado de la salud durante los próximos tiempos, y cómo se va adaptando a la nueva realidad de Windows 10.