Skip to main content

En el peor giro de los acontecimientos, ahora los perros robot tienen armas incrustadas y funcionales

En el peor giro de los acontecimientos, ahora los perros robot tienen armas incrustadas y funcionales

The Verge

14/10/2021 - 21:45

Si los perros robot no os gustaban, ahora con armas en el lomo todavía menos. En el marco de la conferencia anual de la Asociación del Ejercito de los Estados Unidos se han presentado modelos destinados al combate.

Los perros robot llevan bastante tiempo entre nosotros. Muchos hemos visto anuncios en la televisión cuyos protagonistas eran cánidos con esqueleto de metal y cuerpo de plástico, cuyo principal motivo de existencia era el entretener a los más pequeños de la casa.

En la actualidad también existen otros perros robot, mucho más avanzados y, ahora, también letales. Parece que no podamos tener nada que no tenga que pasar por el yugo de la aplicación al armamento militar.

Y, es que, Ghost Robotics ha presentado diferentes perros robot que conforman una familia llamada Q-UGV. Estos perros robot tienen como principal característica que cuentan con armas integradas y que, lógicamente, están destinados al combate.

Puede que parezcan salidos de una película de ciencia ficción, pero estos equipos llevan bastante tiempo desarrollados y acaban de ver la luz en la conferencia anual de la Asociación del Ejército de los Estados Unidos.

A nivel de diseño, lo que se ha podido ver es que están recubiertos por capas protectoras de metal y, se presupone, que son capaces de resistir a diferentes calibres de bala. Además, según sus creadores son rápidos y ágiles.

Pese a que el principal llamativo sean las armas adheridas al lomo del robot, estos equipos también cuentan con cámaras y sensores para así poder realizar tareas de vigilancia o escaneo de zonas peligrosas.

Durante la feria y presentación de estos perros robot letales se han omitido una serie de datos importantes, no se ha comunicado en gran medida el tipo de operatibilidad de estos equipos y, se supone, que deben estar controlados por un humano.

Otro dato que no se ha comentado es la distancia que pueden recorrer tanto a nivel de autonomía como a nivel de señales de control por parte de un operador. Habrá que esperar bastante hasta conocer todos los detalles al respecto.

Eso sí, la llegada de los perros robots con armamento puede suponer una serie de cuestiones éticas y complejidad militar no vista hasta el momento. El futuro pinta aterrador y, parece, que las máquinas tendrán mucha más presencia.

Etiquetas:

#robótica, #ingenieros

Y además