Skip to main content

Preguntas que siempre deberías hacerte antes pinchar en un enlace de un correo electrónico

movil manos

Depositphotos

22/10/2020 - 12:48

Desde una página web, un correo electrónico o un mensaje, los enlaces a otras webs pueden ser una gran herramienta o un trampa muy bien camuflada. Antes de entrar responde a estas cuestiones.

Los enlaces e hipervínculos son una de las grandes maravillas de internet. Con ellos podemos saltar de un lugar a otro de la red en segundos y bucear por toda la información, pero con mucho cuidado. Los enlaces se pueden usar para un buen fin o para engañarnos y atraparnos en una estafa online. 

Antes de pinchar en un enlace dentro de un correo electrónico o en cualquier web en la que nos encontremos debemos pararnos a pensar en algunas sencillas cuestiones. Preguntas muy básicas que nos mantienen alerta frente a esas señales que indican que estamos a punto de entrar en un sitio peligroso. 

Sabemos que la vida es muy frenética, pero navega con calma revisando cada detalle de lo que te está mostrando la pantalla y analizando tu próximo paso. Esta es la mejor arma contra el cibercrimen, navegar prestando atención en lo que hacemos y donde nos metemos. 

¿De donde procede el enlace?

Esta es la pregunta más importante. Gran parte de la confianza hacia ese enlace se debe a su fuente de procedencia. No es lo mismo un enlace en un correo que nos ha mandado una persona o entidad desconocida o sospechosa, que un enlace que encontramos en una búsqueda de Google. En ambos casos corremos un riesgo, pero el primero es mucho mayor. 

La respuesta más sencilla que podemos darte es que si no has pedido ese enlace, si no lo has buscado tú o se lo has pedido a una persona o compañía, no te interesa entrar. Aunque el texto que lo acompaña es muy interesante, mejor no entres. Incluso si el enlace es de un amigo o está en una red social, lo mejor es dudar. 

Si el link está en una web como esta, donde usamos muchos hipervínculos para dirigirte a información y artículos relacionados, lo mejor es comprobar que se trata de una web segura por su aspecto y su dirección online, que se trata de un medio conocido. 

¿Porqué quiero entrar en el enlace?

Si aún así crees que puede ser de utilidad entrar en un link. Para a pensar qué es lo que te motiva a entrar: una oferta muy jugosa, un mensaje que te avisa que hay un error en una de tus cuentas personales, algún problema con tu cuenta bancaria. Estos son algunos de los motivos que usan los piratas informáticos para obligarnos a entrar. 

La urgencia, el miedo o la codicia son sus mejores trucos, por eso es importante mantener la calma siempre y pensar con lógica. Ni los bancos ni las demás empresas suelen mandar mensajes de alerta indicando que nos van a cancelar el servicio en breve si no les damos de nuevo todos los datos. 

¿Está bien escrito el enlace?

La propia estructura del enlace puede alertarnos que se trata de un engaño. Un link que parece dirigir a Amazon, pero en realidad no está escrito correctamente el dominio de la compañía, este detalle nos da una pista clave. 

Si ves computer.hoy.com o compterhoy.com, en vez de computerhoy.com que es la dirección correcta de esta revista, es que están intentando engañarte y en realidad te llevan a una pagina falsa desde la que robarte. 

Los antivirus, algunos navegadores y otros sistemas operativos ya van incluyendo alertas cuando intentas acceder a páginas con dominios extraños. Esto te ayudará a evitar sitios peligrosos, revisa tu móvil y demás herramientas para activar estos mecanismos de seguridad. 

¿Puedo utilizar una segunda vía?

Si con todos estos pasos el enlace parece sospechoso, es mejor no pichar en él. Siempre se puede intentar acceder a esa web desde el buscador que esté usando. Por ejemplo, si nos indican que hay un problema en nuestra cuenta bancaria, usa la aplicación de tu banco o entra desde tu navegador a la web de tu entidad y allí revisa tus datos, pero nunca a través de ese mensaje o enlace. 

Contar con un buen antivirus, con todos los sistemas y aplicaciones actualizados al día con las mejoras de seguridad y navegar con precaución, es la mejor forma de protegernos contra ataques informáticos. No existe un método 100% seguro, los ciberdelincuentes siempre buscan nuevas vías para pillarnos desprevenidos, pero que eso no te desanime y mantente alerta.