Logo Computerhoy.com

Qualcomm arremete contra los fabricantes: los portátiles Windows con Snapdragon no triunfaron hace 3 años por sus precios

PC
Qualcomm

La empresa encargada de producir procesadores para móviles y ordenadores, Qualcomm, tiene claro que la culpa del fracaso de portátiles con sus chips es cosa del precio que pusieron los fabricantes.

En la actualidad contamos con una gran variedad de portátiles. Los fabricantes se han puesto las pilas para conseguir ofrecer dispositivos acordes a las necesidades de los distintos tipos grupos de la población. Y, es que, ahora hay un abanico enorme en el que los usuarios podemos movernos.

Eso sí, un condicionante clave a la hora de elegir un ordenador portátil es el precio. Muchos usuarios no están dispuestos a pagar cantidades desorbitadas por un equipo que solo utilizarán para navegar, responder correos electrónicos y escribir documentos de texto. Pese a que las empresas intenten vender siempre potencia, a veces, no hace falta.

Qualcomm se aventuró a dar el paso y lanzó procesadores para ordenadores portátiles, esta gran promesa de contar con un chip de bajo consumo energético; pero con una potencia suficiente para el día a día fue comprada por las empresas y los usuarios. Lo que ocurrió es que estos equipos no tuvieron la acogida merecida.

¿Cuál fue el problema? El precio. Los ordenadores portátiles con procesadores de Qualcomm y manufacturados por otras empresas tenían precios poco competitivos y que los situaban casi al mismo escalón que portátiles capaces de realizar tareas como renderizado de vídeo, programación y proyectos 3D.

Windows 10 ARM no llegará a móviles con Windows Phone

Windows 10 ARM no llegará a móviles con Windows Phone

Microsoft lleva varios años tratando de hacer Windows 10 compatible con dispositivos móviles. Pero los Windows Phone se quedan fuera de estos planes. 

Lee la noticia

Y, es que, ante la disyuntiva de elegir entre unos equipos u otros; los usuarios apostaron por la convencionalidad. La propia Qualcomm ha dejado claro que la culpa de esto ha sido la manera en la que los fabricantes han entendido sus procesadores, integrándolos en equipos premium y para sectores demasiado específicos.

El ejemplo de lo contrario es lo que ha ocurrido con los MacBook de Apple con su procesador M1. Este chip llegó para convertir a los ordenadores finos, ligeros y con buena batería de los de Cupertino en auténticas máquinas de la multitarea. Además, la existencia de modelos como el MacBook Air hizo que se democratizase más este procesador.

Qualcomm también ha dejado claro que no controla los precios de los dispositivos que salen al mercado con sus procesadores. Habrá que ver cómo evoluciona el mercado y cómo las empresas encajan estas declaraciones de Qualcomm, puede que en el futuro los ordenadores portátiles con Arm reduzcan su precio o tengan uno más acorde.

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Computerhoy.

Hoy destacamos

Y además