Skip to main content

En Reino Unido se trabaja en una ley de transparencia que puede cambiar la industria de la telefonía móvil

Movil roto

Depositphotos

21/04/2021 - 10:50

Reino Unido quiere extender a los móviles una ley que puede cambiar la relación que tenemos actualmente con los fabricantes.

En Reino Unido llevan tiempo trabajando en leyes que sirvan para responsabilizar a los fabricantes en lo que respecta a la seguridad de los dispositivos que venden. Para lograrlo se crearon prácticas que debían seguirse con una serie de dispositivos que hasta ahora se encontraban sobre todo enfocados al hogar, pero se extenderán a los móviles dentro de poco.

Según informa TechCrunch, los dispositivos móviles entrarán también en este marco, la ley “security by design”. Hasta ahora se había trabajado sobre todo en dispositivos que afectaban a la privacidad de los más pequeños, como podían ser los monitores para bebes, aunque también con cámaras web, pero los resultados y la necesidad de proteger a los usuarios empuja a extenderla a otros productos.

El objetivo es que los fabricantes no descuiden su labor de soporte y piensan que para lograrlo hay que crear requisitos vinculantes a nivel legal. ¿Pero de qué modo afectaría esto a los usuarios?

Se ha puesto el ejemplo de los móviles que dejan de recibir soporte y actualizaciones de seguridad mucho antes de que los usuarios cambien de teléfono, lo que llega a provocar en algunos casos que se utilicen durante años sin las garantías de estar protegidos.

Por eso, la ley obligará a que haya información disponible sobre el tiempo que se seguirán recibiendo actualizaciones, los fabricantes tendrán que informar sobre este aspecto a los usuarios desde que se pongan a la venta los móviles. Además, deberá existir un modo de contacto público y accesible donde sea posible preguntar sobre las vulnerabilidades que se sufran.

También se informa en TechCrunch que se prohibirán las contraseñas predeterminadas comunes en los dispositivos. Si están preestablecidas, tendrán que ser distintas y no la misma en todos los móviles.

Topo esto se realizará con el objetivo de proteger la información de los usuarios y facilitar la relación con los fabricantes. Matt Warman, ministro de infraestructura digital, afirma que trabajan para que "los compradores sepan antes de comprarlos cuánto tiempo son compatibles los productos con las actualizaciones de seguridad vitales y para dificultar el acceso a los dispositivos al prohibir las contraseñas predeterminadas fáciles de adivinar".

En este momento se trabaja para presentar esta nueva legislación que apunta a tener repercusiones más allá de las fronteras de Reino Unido.