Skip to main content

Con esta resina se podrán imprimir piezas 3D médicas usables

Imagen de un corazón impreso en resina

21/07/2021 - 12:21

Audífonos, implantes cocleares, fundas dentales o prótesis son algunas de las herramientas médicas que se verán mejoradas gracias a estas nuevas resinas que prometen revolucionar la impresión 3D.

Desde la aparición de las impresoras 3D, todos los sectores han vivido una revolución en mayor o menor medida, ya que las posibilidades creativas se han vuelto casi infinitas. Los ingenieros no necesitan una fábrica, los médicos no necesitan un laboratorio, etc.

Poder diseñar y crear nuevas piezas se ha vuelto económicamente posible, permitiendo experimentar en nuevos campos y democratizar las innovaciones. Y el campo de la medicina es uno de esos sectores que se ha beneficiado de dicha tecnología 3D.

En esa dirección, la Organización de Investigación Científica e Industrial de la Commonwealth, más conocida por sus siglas CSIR, ha desarrollado varias resinas de silicona que son perfectas para la impresión 3D de piezas médicas.

Las resinas de CSIRO no son citotóxicas, son transparentes, tienen propiedades mecánicas ajustables y son capaces de imprimir diseños complejos en alta resolución, incluyendo formas irregulares, paredes finas y estructuras huecas.

Esta serie de características prometen conseguir un salto cualitativo dentro de la impresión 3D médica en los próximos años.

Uno de los químicos responsables de la creación de estas resinas explica que la motivación para desarrollar la nueva tecnología era ayudar a superar los problemas que existen actualmente con las resinas existentes.

Entre los problemas que nombra están la baja resolución, la lentitud de la impresión y la necesidad de utilizar impresoras especializadas, que pueden llegar a ser muy caras.

Imagen de varios órganos impresos en 3D

Y es que aquí está una de las mayores ventajas de las resinas del CSIR, y es que pueden ser utilizadas en impresoras 3D de procesamiento digital de la luz (DLP) con un rango de longitudes de 360-500 nanómetros.

También se espera que sea compatible con impresoras 3D DLP domésticas tras un ajuste, como por ejemplo la sí como en las impresoras 3D DLP de sobremesa habituales en el mercado.

Añaden también que es probable que la tecnología funcione en impresoras 3D de estereolitografía y en otras impresoras 3D fotocurables, como las de inyección de tinta y extrusión.

En cuanto a la utilidad de estas nuevas resinas, el grupo científico explica que pueden utilizarse en dispositivos como aparatos dentales, audífonos, implantes cocleares o prótesis, entre otros.