Skip to main content

Este robot persigue al sol para cuidar de su planta

robótica

30/04/2019 - 14:08

Cómo si se tratara de la historia de la manzana que inspiró a Isaac Newton para descubrir la gravedad, Tianqi Sun cuenta cómo un triste girasol muerto al que no le daba nunca el sol le inspiró para crear Hexa, un robot con una planta en la cabeza que se va moviendo para que esta siempre le de la luz solar.

Es una idea muy básica, si plantamos una flor o un árbol en una zona con poca luz, ésta no podrá moverse hacía otras zonas más soleadas, como mucho podrá girarse como hacen los girasoles o extenderse por el suelo como hacen algunos cactus. Pero, ¿y si pudiéramos ponerle patas a nuestras plantas y jugar con ellas como cualquier otra mascota más?

Así es Hexa, este pequeño robot con aspecto de araña es una creación de la compañía asiática Vincross, que le ha dotado de muchas otras funciones como jugar, correr, o pintar. Después de su nacimiento Tianqi Sun, CEO de Vincross, decidió modificar el diseño original de Hexa para que cumpliera con su función de cuidar plantas. 

Así corre Atlas, el robot humanoide de Boston Dynamics: en vídeo

Cuando está bajo el sol su cabeza, donde se sitúa una planta pequeña como una suculenta, puede girar 360 grados para que todas las partes de la planta reciban la misma cantidad de luz. Recorrerá toda la casa y el jardín para encontrar el mejor sitio para conseguir un poco de sol todos los días. 

Gracias su variedad de sensores, un infrarrojo, uno de distancia y una cámara de 720 p con visión nocturna, es capaz de seguir la luz solar, pero a la vez, de evitar paredes y obstáculos, así como de jugar con nosotros. 

Vale ya tenemos el sol, pero y el agua, ¿cuándo sabremos qué debemos regar la planta? No hay problema, si Hexa detecta que su planta necesita agua, realiza un baile más parecido a una rabieta para llamar tu atención y rogarte que la riegues, aunque también baila para demostrar que está feliz. 

via GIPHY

Además de las seis patas flexibles que la permiten desplazarse por una gran variedad de espacio y esquivar otros tantos obstáculos, cuenta con conexión WiFi y varios puertos USB para recargar pilas, porque Hexa también necesita que la alimenten. Su precio en la web de Vincross es de 949 dólares, unos 945 euros. 

Ver ahora: