Skip to main content

Enseñan al robot Spot de Boston Dynamics a servir cerveza de una forma muy peculiar

Robot Spot

Michael Reeves

14/04/2021 - 22:48

Hemos visto al robot Spot llevando a cabo todo tipo de tareas serias, incluso peligrosas. Pero es un dispositivo tecnológico programable que todo el mundo puede comprar, así que... ¿por qué no programarlo para que orine cerveza?

Desde el añorado Stephen Hawking hasta Elon Musk temen que la inteligencia artificial acabe destruyendo a la Humanidad. Pero de momento la IA hace lo que nosotros queramos, incluso las cosas más humillantes y absurdas.

Hemos visto al robot Spot de Boston Dynamics cumpliendo tareas como pastorear ovejas, monitorear enfermos de coronavirus, e incluso servir como soldado de reconocimiento en el ejército francés.

El youtuber Michael Reeves, que se ha ganado a pulso sus casi 6 millones de seguidores mezclando humor, locura, y experimentos científicos, ha comprado un robot Spot de Boston Dynamics, que cuesta alrededor de los 75.000 dólares, para hacer cosas como controlarlo con una Nintendo Switch... O hacer que orine cerveza en un vaso en el suelo. Puedes verlo en este video:

La idea es bastante infantil e inutil, así que no nos detendremos más en ella. Lo interesante aquí, más allá de la broma, es cómo ha conseguido Michael Reeves superar los retos para que el robot haga lo que hace.

El primer problema al que se enfrentó fue programar a Spot para que detecte el vaso de cerveza, y el lugar en donde tenía que soltar el líquido.

Al principio programó un software de reconocimiento de imagénes para detectar el fondo del vaso, pero era demasiado complicado. Así que a un amigo se le ocurrió una idea: puesto que el fondo del vaso de plástico es la zona más blanca, se limitó a enfocar el chorro hacia la zona más blanca del vaso.

Este sistema daba problemas en suelos blancos, así que lo solucionó proyectando una luz hacia el vaso. La luz refleja más brillo si está más cerca de la cámara. Así pudo diferenciar el suelo del vaso del suelo sobre el que camina el robot.

Ya había conseguido que spot apuntase al fondo del vaso, pero le faltaba que aprendiese a detectarlo en el suelo. Curiosamente, pese a costar 75.000 dólares la cámara que incorpora Spot para detectar objetos y esquivarlos es de baja resolución, y no distinguía bien el vaso de cerveza de otros objetos similares.

Boton Dynamics vende cámaras de alta resolución para Spot que cuestan... 30.000 dólares. Michael Reeves compró una cámara de seguridad en Amazon por 30 euros, le añadió un transmisor HDMI inalámbrico... ¡solucionado!

Lo demás era fácil: un bidón de cerveza atado al lomo de Spot, una pequeña bomba que lanza el chorro colocada en el imaginario pene de Spot, y listos: uno de los robots más avanzados del mundo, programado para orinar cerveza cuando ve un vaso vacío en el suelo.

No es perfecto, ya que solo acierta el 35% de las veces, pero sí... es una de las formas más absurdas de gastarse 75.000 dólares en un robot. O no, según se mire: el vídeo ya lleva 8 millones de reproducciones, y el número de seguidores de Michael Reeves en YouTube sigue subiendo como la espuma... de cerveza...