Skip to main content

Rusia se ha desconectado de internet unas horas para probar su propia red

Vladimir Putin

24/12/2019 - 09:19

Rusia sigue trabajando en uno de esos proyectos que producen tanta expectación como suspicacias, la creación de una red de internet propia. Pero lograrlo no es sencillo y para poder llevarlo a cabo tienen que hacer multitud de pruebas. Una de ellas se llevó a cabo ayer, cuando el gobierno ruso desconectó su país del internet global para probar toda su infraestructura.

Las pruebas que se hicieron fueron con el objetivo de que todos los usuarios rusos se conectasen a internet sin la necesidad de acceder al sistema DNS global, el internet que se utiliza en todo el mundo.

Tal como informa Foosbytes, Runet, el internet del país, pudo acoger en sus servidores todo el tráfico nacional, por lo que se convirtió también en la intranet más grande del mundo. Un éxito del proyecto que avanza cuál será la dirección que tomará el país en el futuro.

El subdirector del Ministerio de Desarrollo Digital, Comunicaciones y Medios de Comunicación, Alexei Sokolov, mostró su satisfacción por lo logrado: “en general, tanto las autoridades como las operadoras de telecomunicaciones están listas para responder eficazmente a posibles riesgos y amenazas, así como a garantizar el funcionamiento de Internet y la red unificada de telecomunicaciones en Rusia".

Aunque estas pruebas no se ocultaron en ningún momento y se anunciaron por los cauces oficiales, no se han dado detalles técnicos sobre su funcionamientos ni ningún tipo de cifra.

El objetivo por el que se trabaja en este proyecto es para proteger al país de un ataque cibernético y tener la opción de mantener sus conexiones en cualquier situación. Una vez se active, en Rusia podría seguir habiendo internet aunque no lo hubiese en el resto de países.

Aun así, esto forma parte de un objetivo más global en el que Rusia está creando su perspectiva digital, con una gran inversión en una Wikipedia propia, la limitación a software estadounidense en sus sistemas o la prohibición de móviles sin software ruso preinstalado.

El internet ruso también permitiría a Rusia poder controlar la navegación de los usuarios o desconectarla en su totalidad o en zonas concretas con mucha facilidad. Como mínimo, cabe pensar que puede ser uno de los grandes cambios que lleguen a la red a no mucho tardar.