Skip to main content

La seguridad del futuro será gracias a este nuevo cable de fibra óptica

Fibra óptica

16/09/2021 - 17:32

Las ventajas de la fibra óptica parecen no tener fin. Lo último que se está investigando es un nuevo tipo de cable con secciones huecas que mejorará tanto la latencia a la hora de transferir datos como también la seguridad.

La fibra óptica juega un papel vital en la sociedad actual. Este material permite que millones de hogares tengan acceso a internet, además de ser utilizado para enviar información entre diferentes contenientes. Y, es que, en el fondo de los océanos yacen una serie de cables que forman un mapa de conexiones entre los diferentes lugares del mundo.

Los avances en materia de fibra óptica parecen estar cogiendo un ritmo realmente acelerado. Los investigadores de diferentes centros llevan años intentando mejorar, todavía más, este tipo de material y, además, ver todas sus posibilidades de uso. En Reino Unido los investigadores del laboratorio BT han hecho avances realmente interesantes.

Las investigaciones que han hecho hablan de un cable de fibra óptica con un núcleo hueco. Sí, no sería un cable completamente hecho de fibra óptica. La sección del núcleo sería hueca y la razón de esto es la posibilidad de explorar el comportamiento de la información al viajar casi a su máxima velocidad. Y, es que, aunque la fibra óptica sea rápida, la luz lo, es más.

Este nuevo cable seguiría utilizando fibra óptica. De hecho, se mantiene una gran cantidad de este material en lo que viene siendo la construcción del nuevo cable. Lo que cambia es que la sección central estaría hueca, pero para mantener la direccionalidad de la luz el exterior sería de vidrío y así evitarían que la luz se absorbiese o que no fuese en la dirección indicada.

Las ventajas de este nuevo tipo de cable son muchas, aunque parten de la reducción de latencia. Al reducir la latencia en las conexiones la respuesta sería mucho más rápida. Eso sí, esto no es todo y también implica una mayor seguridad. Esta protección estaría destinada a mejorar las comunicaciones de altísima seguridad como el intercambio de claves cuánticas.

Puede sonar a ciencia ficción total, pero las claves cuánticas son algo con lo que contamos en la actualidad. La criptografía cuántica nació en 1970, aunque hasta 1984 no se publicó el primer protocolo. Se emplean principios de la mecánica cuántica para garantizar la completa confidencialidad de la información, tanto enviada como recibida.

Hasta el momento la mayor limitación a la hora de mejorar este tipo de seguridad parte de las limitaciones del cable, tanto por la distancia a la que se podían enviar este tipo de señales y la imposibilidad de combinar señales con criptografía cuántica con las más convencionales. Los avances en los cables de fibra óptica y el diseño con núcleos hueco eliminaría estas limitaciones.

Y además