Skip to main content

Los clásicos nunca fallan: SpaceX usó Linux y el lenguaje C para poner a los astronautas en órbita

SpaceX

SpaceX

05/06/2020 - 22:04

Cuando nada puede fallar, no hay espacio para los experimentos: SpaceX recurrió a los "viejos" Linux y el lenguaje C / C++ para controlar los ordenadores del Falcon 9 y la cápsula Dragon Crew.

SpaceX hizo historia el fin de semana pasado, y poco a poco vamos conociendo más detalles de su histórica misión espacial. El potente software de SpaceX puede llevar a los astronautas hasta la Estación Espacial Internacional de forma completamente autónoma, y para ello utiliza dos viejos conocidos: Linux, y el lenguaje C / C++.

La compañía de Elon Musk ha hecho historia al convertirse en la primera empresa privada que transporta seres humanos al espacio. Un hito que abre las puertas a los viajes espaciales comerciales.

El uso de Linux por parte de SpaceX no es una sorpresa. Es el sistema operativo que se utiliza en infinidad de proyectos científicos y gubernamentales. Está presente en el software de control de los aeropuertos o los semáforos de muchas ciudades, por ejemplo. La propia NASA cambió Window por Linux en 2013.

Space X usa una versión sin especificar del Linux clásico (previsiblemente una de las últimas), como sistema operativo. Pero también hemos sabido que el software del Falcon 9 y la cápsula Dragon Crew ha sido escrito con uno de los lenguajes más veteranos y fiables que existen, el lenguaje C/C++, que ya se utilizaba hace 40 años. De hecho sigue siendo uno los lenguajes más populares del mundo.

SpaceX ha apostado sobre seguro por estas dos plataformas sobradamente conocidas y testeadas, que no van a fallar cuando se las necesita.

El hardware del cohete Falcon 9 emplea tres procesadores x86 de doble núcleo que trabajan en paralelo. Solo se aprueba una operación si los tres procesadores ofrecen el mismo resultado.

En el espacio no se pueden usar chips convencionales. Deben estar convenientemente protegidos contra la radiación y los cambios bruscos de temperaturas.

Un fallo en un chip podría poner en peligro la vida de los astronautas, o fallar una misión que cuesta miles de millones de dólares. Por eso SpaceX utiliza tres procesadores que ejecutan los mismos parámetros al mismo tiempo. Solo si los tres ofrecen el mismo resultado, se aprueba la operación. Si uno falla, se repite el proceso para asegurar los datos. De esta forma se evita el peligro de que una única CPU falle,  y realice un cálculo incorrecto.

Ahora que SpaceX ya puede poner en órbita a astronautas, el siguiente objetivo es inaugurar los vuelos comerciales. Uno de los primeros llevará al actor Tom Cruise a la Estación Espacial Internacional para rodar una película.