Skip to main content

Uno de los superordenadores más potentes del mundo también lucha contra el COVID-19

IBM Summit

23/03/2020 - 15:39

Toda la ayuda para luchar contra el COVID-19... es poca. Por eso, diferentes empresas tecnológicas están poniendo su poder de cálculo al servicio de los investigadores para intentar parar el vídeo, y una de ellas, IBM, ha puesto a trabajar a su superordemador IBM Summit.

Los investigadores necesitan una potencia de cálculo bestial para desarrollar medidas efectivas contra el coronavirus. Frenar la curva, e invertirla, es la prioridad en muchísimos países, y Nvidia ya nos invitó hace unos días a que donáramos... ¡potencia de nuestras gráficas!

Con una iniciativa junto a la Universidad de Stanford, Nvidia puso a nuestra disposición un software para donar potencia de procesado de nuestras tarjetas gráficas de gama alta para investigar soluciones al coronavirus.

Ahora es IBM la que anuncia su modo de operar, y no es con el hardware del usuario, sino con uno de los superordenadores más potentes del mundo.

Los superordenadores, o supercomputadores, son equipos que están pegados unos a otros en una inmensa sala en la que hay una temperatura bastante baja.Sus tareas son diversas y, actualmente, muchos están desarrollando la inteligencia artificial. Ahora, el Summit se va a encargar de ayudar a combatir el COVID-19.

El IBM Summit es, desde 2018, el superordenador más potente del mundo. Con un precio de unos 200 millones de dólares y una potencia de 200 petaflops, hasta ahora se estaba utilizando en el OAK Ridge National Laboratory, donde se investigan un montón de programas de ciencia y tecnología para el Departamento de Energía de Estados unidos.

El equipo que IBM va a poner al servicio de los investigadores que intentan para el coronavirus tendrá, como leemos en ZDNet, una potencia de cálculo de más de 330 petaflops gracias a su CPU de 775.000 núcleos y sus 34.000 núcleos de GPU.

El IBM Summit que podrán utilizar los investigadores realizará un gran número de cálculos en epidemiología, bioinformática y modelado molecular. De no utilizar un equipo como este, los investigadores tardarían meses en completar esos cálculos (años si los cálculos se realizan a mano). Y es que, se estima que el superordenador puede hacer 200.000 millones de cálculos por segundo.

La buena noticia es que el superordenador ya está funcionando y, hasta ahora, ha simulado más de 8.000 compuestos para detectar la que puede ser útil contra el coronavirus. De momento, los investigadores han identificado 77 compuestos de fármacos que podrían ser de ayuda para frenar la epidemia.

Veremos cómo avanza la investigación para parar esta enfermedad global, pero contar con la potencia de un equipo como este es, sin duda, un paso adelante para acelerar el hallazgo de una vacuna.