Skip to main content

Qué supondrá la integración entre WhatsApp, Facebook e Instagram al chatear con tus amigos

Ecosistema Facebook

02/05/2019 - 19:56

La integración entre WhatsApp, Facebook e Instagram está cada día más cerca, y los usuarios empezarán a notar unos cambios en estas aplicaciones durante los próximos meses antes de que las tres se integren, pero no se fusionen.

Tras unos meses bastante convulsos en Facebook, Mark Zuckerberg anunció a primeros de año planes para integrar los servicios de mensajería de Facebook Messenger, Instagram y WhatsApp.

Pero a diferencia de lo que muchos usuarios creen o temen, los tres servicios de mensajería no serán fusionados, sino que seguirán siendo aplicaciones independientes que podemos actualizar, descargar o borrar cuando queramos.

El cambio que vendrá con la integración entre WhatsApp, Facebook e Instagram a la hora de chatear con nuestros amigos, es que su infraestructura técnica se unificará enlazando las tres redes de mensajería más importantes del mundo, en una especie de todo con cierta independencia.

Se espera que a finales de año o principios del 2020 podamos empezar a sentir la integración, y por lo tanto los ingenieros de Facebook todavía tienen unos cuantos meses en el tiempo para hacer que esta integración sea prácticamente imperceptible para el usuario.

¿Por qué quieren integrar las tres aplicaciones?

Con la unión de la infraestructura de estas tres aplicaciones, lo que pretende Facebook es aumentar la utilidad de uso manteniendo a los millones de usuarios inmersos en su ecosistema, en una especie de oligopolio digital que prácticamente daría muy poca ventaja al resto de los competidores.

Junto al anuncio de integración original, Facebook comentó que pretenden "construir las mejores experiencias de mensajería que podamos; la gente quiere que la mensajería sea rápida, simple, segura y privada. Estamos trabajando para que más productos nuestros de mensajería estén encriptados de extremo a extremo y considerando formas de hacer más fácil llegar a amigos y familiares a través de las redes".

En todo caso, como un mal político, Mark Zuckerberg se va a tener que tragar sus palabras iniciales cuando adquirió WhatsApp e Instagram, con esa promesa ya olvidada de que las mantendría como aplicaciones independientes sin relación con Facebook.

¿Ventajas para el usuario?

La integración de estas tres aplicaciones daría muchísima facilidad de uso al usuario, que podría comunicarse mucho mejor con todos sus amigos o familiares sin estar cambiando de una aplicación a otra. De esta manera, aunque no tengamos un contacto en WhatsApp pero sí en Instagram, podríamos seguir enviándole un mensaje entre aplicaciones sin salir de la actual. Esto requeriría que todas las cuentas estén confirmadas, validadas y/o registradas con un mismo número de teléfono/correo electrónico.

Y eso sería un problema si buscas anonimato

Sin embargo también hay aspectos negativos, y todos relativos a la privacidad, el principal caballo de batalla al que se está enfrentando Facebook en los últimos tiempos. Y es que quizás haya usuarios a quienes no les interese que sus contactos de WhatsApp sepan que tiene una cuenta de Instagram, o viceversa. Esto haría perder no solo independencia a las aplicaciones, sino también al usuario dentro del entorno digital.

Si bien WhatsApp permite el registro mediante un número telefónico, no ocurre así en Facebook o Instagram donde podremos hacer uso de un correo electrónico. Al integrarse las tres aplicaciones, quizás necesitaríamos emparejar el número de teléfono también en Instagram o Facebook si queremos comunicarnos de manera más fácil entre contactos que estén usando cada una de las aplicaciones.

Dudas en el horizonte

En principio hay todavía muchas dudas sobre la integración de las aplicaciones de Facebook en un solo ecosistema, y es algo que iremos viendo con el paso de los meses. A Facebook tampoco le interesa que el cambio sea brusco dado que podría provocar una fuga de usuarios, en lugar de conseguir el efecto que realmente desean: que pases más tiempo utilizando las aplicaciones de Facebook y acudiendo menos a los programas de la competencia.