Skip to main content

¿Hasta qué punto debería preocuparte el final de Windows 7?

Windows 10

28/11/2019 - 09:34

No hay - casi - ningún sistema operativo que sea invencible y que perdure por siempre. Las compañías responsables los actualizan para mejorar la seguridad del mismo, pero también para incorporar nuevas características y, claro, que se siga hablando de ellos. Falta poco para que Microsoft abandone uno de sus sistemas más populares, y seguro que muchos os preguntáis si os tenéis que preocupar por el final de Windows 7.

Windows 7 lleva, en estos momentos, 10 años en el candelero. Le costó, y mucho, convencer a los usuarios debido al fiasco de Windows Vista, pero al final muchos han encontrado en el veterano sistema su casa, como antaño había sido Windows 7. El sistema de Microsoft es fiable, veloz y estable, pero es hora de decir adiós.

El próximo 14 de enero, Microsoft "matará" Windows 7, lo que significa que el sistema dejará de contar con el apoyo de su compañía madre y pasará a ser el sueño de los ciberdelincuentes, y la pesadilla de los que aún queden en él (aunque hay muchos que ya han empezado la migración).

Cuando un sistema operativo se abandona, se dejan de publicar los últimos parches de seguridad para él. Microsoft ya ha anunciado que la ruptura con Windows 7 será total y no publicará más actualizaciones con medidas de seguridad ante el malware.

La única opción para tener una prórroga es contratar un servicio especial de pago que da unos meses más de vida a Windows 7, pero es algo enfocado a empresas a las que les ha pillado el reloj y no están listos para dar el salto a otro sistema operativo.

Ahora bien, si sois de los que os resistís a abandonar el sistema... ¿tenéis que preocuparos por el final de Windows 7? La respuesta es afirmativa seáis una empresa (de cualquier tamaño) o un particular. Y es que, el malware puede atacar a todos los sistemas operativos, pero uno como Windows 7 tras el 14 de enero de 2020 estará más vulnerable que un sistema nuevo.

Como no se actualizarán con los últimos parches de seguridad, será vulnerable a cualquier tipo de malware, sobre todo a uno de los más molestos, el ransomware. Se trata de un tipo de malware que se cuela en nuestro PC y secuestra los datos.

Cuando pagamos una cantidad al ciberdelincuente, libera nuestro equipo, pero es una molestia que, aunque no borre los datos ni busque nuestros archivos personales, nos toca el bolsillo y no es plato de buen gusto andar pagando un rescate.

El más famoso, aunque hay otros, es WannaCry, un sistema que atacó hace unos años aprovechando que en algunas empresas seguían con Windows XP, y es especialmente preocupante porque este malware solo necesita colarse en un PC de una empresa para infectar todo el sistema, por ejemplo.

Como leemos en Cyberscoop, en el último año el servicio ForeScout ha encontrado al menos un dispositivo vulnerable a WannaCry en el 80% de sus nuevos clientes, una cifra altísima que, de nuevo, es preocupante, y señalan como una de las posibles víctimas, con muchísimas probabilidades, los equipos en industrias especializadas, como la de la salud. De hecho, hace poco vimos un ataque en nuestro país.

Ahí se ejecutan versiones modificadas de un sistema operativo, y casi todas cuentan con Windows 7 como base, por lo que estarían a merced de los hackers. Otros sectores muy vulnerables serían las finanzas y los equipos gubernamentales.

Como veis, a las empresas son a quienes más debería preocupar el fin de Windows 7, pero si sois un particular, no estáis libres de esto, el malware puede atacar en cualquier momento a un sistema vulnerable. Y, además, os damos otros cuantos motivos para actualizar a Windows 10, más allá de por la seguridad.