Skip to main content

Lo último en deepfakes afecta a las imágenes satelitales, y puede ser un problema para todos

Ciudad cenital

28/04/2021 - 09:02

Los deepfakes son cada vez más indistinguibles de la realidad y no solo afectan a las personas, ahora también a las imágenes satelitales.

El término deepfake empieza a estar popularizado y cada vez más personas saben a qué hace referencia, pero ahora también se amplían los frentes en los que pueden provocar cambios difíciles de distinguir para las personas. Lo último que se ha descubierto se encuentra en las imágenes satelitales y tal vez suponga un problema.

Cuando explicamos qué es un deepfake aclaramos que es la "composición de los términos deep learning y fake, es decir: aprendizaje profundo, una de las ramas de la inteligencia artificial, y la palabra falso". Esto es, una composición que no tiene que limitarse únicamente a las falsificaciones en el rostro de las personas. No andábamos equivocados vista la información que ha publicado la Universidad de Washington.

Según un documento compartido la semana pasada, los deepfakes también afectan a las imágenes satelitales y se han creado inteligencias artificiales que están haciendo estos cambios de una forma cada vez más complicada de detectar.

Mediante estas tecnologías se llegan a alterar imágenes cenitales de cualquier tipo con gran detalle. Da lo mismo que sea en zonas urbanas con edificios, calles o parques que en otras más naturales donde se añadan vegetación, campos o ríos. Al ojo humano resultan indistinguibles los cambios que realizan y para multitud de programas informáticos también.

Desde la misma Universidad de Washington se trabaja en estos programas de cara a crear después otros capaces de detectar las falsificaciones. Preocupan los problemas que pueden existir en una época en la que las imágenes manipuladas se utilizan constantemente para desinformar.

Las imágenes satelitales se usan constantemente con fines militares o de espionaje, pero también en ámbitos más particulares, como son la compra venta de terrenos. Aunque todavía no afecta a esto último, es posible que en caso de optimizarse estas tecnologías se puedan utilizar en cada vez más campos y por parte de cualquier usuario.

Funciones como la recientemente anunciada Timelapse de Google Maps llegan a ser muy útiles para combatir este tipo de contenidos falsos, pero al igual que ocurre con los deepfakes de personas, se debe trabajar en software capaz de informar al momento si planos o imágenes satelitales se encuentran manipulados. Como con otro tipo de falsificaciones, sus usos son múltiples y al final acaban afectando a más niveles de los que se llegan a pensar en un primer momento.