Skip to main content

Se venderán 300.000 televisores 8K en 2019, seis millones en 2022

televisores 8k

27/12/2018 - 08:15

Descubrir los televisores 8K supone un auténtico shock para muchos usuarios que acaban de comprarse una tele 4K, o están pensando hacerlo.

Hace apenas dos o tres años que comenzaron a venderse los televisores 4K en el mercado mainstream, y ya parecen caducados frente a los nuevos televisores 8K que ya están a la venta.

En España ya se vende el televisor Samsung QLED 8K, por un precio que ronda los 12.000 euros. Pero los precios se reducirán a la mitad en dos años. Hoy en día fabricar un panel LED 8K de 65 pulgadas cuesta 1.000 dólares (solo el panel, sin la circuitería, carcasa y el resto). En 2021, este coste se reducirá a 595 dólares.

Guía de regalos y consejos de compra para estas Navidades 2018

Son datos precisos porque se trata de estimaciones de los propios fabricantes, que lógicamente conocen el tema.

Provienen de un estudio llevado a cabo por Display Supply Chain Consultants e Insight Media, con datos y estimaciones ofrecidos directamente por las fábricas de paneles de televisor.

Según el estudio, en 2018 se han vendido 100.000 televisores 8K en todo el mundo. Una cifra espectacular, teniendo en cuenta su escasa difusión. Se estima que en 2019 se venderán 300.000 teles 8K. Esta cifra se multiplicará por 18 en 2022, el año en el que se esperan vender casi seis millones de televisores 8K:

Televisores 8K

El 60% de todos estos televisores 8K estarán fabricados en China.

¿A qué se debe este auge de las teles 8K, si apenas hay contenido disponible en resolución 8K?

Televisores 8K: todo lo que debes saber

En realidad, hay mucho más contenido del que parece. En YouTube, por ejemplo, se pueden encontrar bastantes vídeos a resolución 8K. En algunos países como Japón ya existen canales de televisión a 8K. Y cada vez más cámaras de vídeo profesionales graban a resolución 8K. Al paso que vamos, los móviles no tardarán mucho en hacerlo...

El lanzamiento de los televisores 8K es un movimiento extraño de los fabricantes, cuando aún no se han asentado los televisores 4K. Pero al final serán los usuarios los que tendrán la última palabra.