Skip to main content

Ya puedes instalar Kali Linux en la Raspberry Pi 4

Raspberry Pi 3

10/07/2019 - 08:59

La Raspberry Pi 4 ha hecho ya su triunfal entrada al mercado, y es que más allá de ser la versión más potente de este mini PC hasta la fecha, hay que ir algo más allá de los números: sus especificaciones son suficientes ya para equipar distros de Linux algo más complejas, como por ejemplo Kali Linux.

La principal distribución de Linux en seguridad y hacking ya tiene versión para la nueva Raspberry Pi 4, y la puedes descargar aquí en versiṕn ARM , aunque eso sí, debes tener en cuenta que se trata de un SO de 32 bits. Habrá en el futuro una edición de 64 bits, y es que con los 4GB de RAM de RPI4, es perfectamente posible.

La expectación generada en torno a este lanzamiento está totalmente justificada, aunque hay que decir que Kali es una distro minoritaria y muy especializada dentro del mundillo de Linux, en el que dominan otras versiones como Linux Mint o Ubuntu con todos sus sabores.

Que la Raspberry pueda equipar este tipo de distros es todo un salto adelante en cuanto a prestaciones, y es que ahora sí se convierte en una auténtica alternativa para aquellos que se planteaban la posibilidad de usarla como PC de sobremesa y no como un juguete de domótica.

Poco a poco irán llegando nuevas distros para Raspberry Pi. Kali Linux ha sido una de las primeras, aunque la que estrenó la nueva era fue Ubuntu MATE. Ambas abren nuevas posibilidades que no estaban en Raspbian o algunas de las distros que ya estaban disponibles.

Evidentemente, este Mini PC sigue teniendo sus limitaciones, como por ejemplo un procesador con arquitectura ARM o “sólo” 4 GB de memoria RAM, que por ahora son más que suficientes para sus objetivos. Sin embargo, va mejorando con cada nueva edición, y con ello presionando a todas las alternativas -y no son pocas- a mejorar también.

No amenaza al PC estándar en los hogares ni en las empresas, pero todo se andará en el futuro, y al parecer los principales fabricantes de Mini PC no descartan ya presentarse como algo más, sin el apellido “mini” que va dejando de hacer honor a las prestaciones de estos dispositivos.