Skip to main content

YouTube endurece las normas para evitar retos virales peligrosos

youtube challenge

16/01/2019 - 17:38

YouTube quiere prevenir la difusión de retos virales peligrosos como el Bird Box Challenge, y para ello ha endurecido las normas de la comunidad. 

Los retos virales o challenge son desafíos que se ponen de moda en las redes sociales y que invitan a las personas a llevar a cabo una actividad determinada. Si bien algunos de ellos divertidos y creativos, como el Mannequin Challenge, que consistía en grabar un vídeo en el que todos los participantes están inmóviles como si la escena estuviera congelada, otros muchos son estúpidos y peligrosos, entre ellos el Tide Pod Challenge, que reta a los usuarios a comer pastillas de detergente

El último desafío viral que se ha popularizado en estos días forma parte de este segundo tipo. Como ya os contamos hace unos días, se llama Bird Box Challenge y se basa en la película A ciegas de Netflix. Los participantes tienen que realizar actividades cotidianas con los ojos vendados, y es tan peligroso que Netflix ha pedido a los usuarios que no lo hagan.

Tras la polémica que ha generado este controvertido challenge en todo el mundo, YouTube ha decidido tomar cartas en el asunto para evitar la difusión de este tipo de virales a través de la plataforma.

Para ello, la compañía ha endurecido las normas de la comunidad, que son las que establecen qué está permitido y qué no en YouTube. En concreto, ha incluido un epígrafe específico para los retos y las bromas peligrosas y ha añadido un apartado que aclara qué está permitido y qué no en lo que a desafíos y bromas se refiere. 

Compra una cámara digital por menos de 200 euros en Amazon España

Las normas actualizadas dejan fuera de YouTube los retos que pongan en peligro la vida y puedan causar la muerte, así como las bromas que puedan causar lesiones físicas graves o producir angustia emocional grave en los niños.

Tras comunicar las nuevas normas de la comunidad, YouTube dará a los creadores un período de dos meses para revisar y adecuar sus contenidos. Pasado este tiempo, la plataforma eliminará todos los vídeos que no cumplan con la normativa.