MSI lanza al mercado la GTX 1080 30th anniversary edition

MSI GTX 1080 30th anniversary edition

Que MSI cumpla 30 años es merecedor de una celebración. Y no existe una mejor manera de hacerlo que con una edición especial de la GTX 1080, la tarjeta gráfica más potente del momento (dejando a un lado la nueva TITAN X). Para realizar una versión tan especial no se han conformado con cambiar el color, sino que han utilizado soluciones más drásticas.

De esta manera es como fruto de la colaboración entre MSI y EK waterblocks ha nacido la MSI GTX 1080 30th anniversary edition, un modelo que cuenta con un sistema de refrigeración líquida personalizado para la ocasión.

Contamos con el kit EK-XLC Predator, que dispone de un radiador de 120 mm junto a un ventilador específicamente diseñado para un óptimo funcionamiento en radiadores y la reputada bomba de refrigeración DDC que ofrece un caudal y una presión superiores a las de otros kits de refrigeración líquida.

Mención aparte merece el bloque de la MSI GTX 1080 30th anniversary edition, que ha sido específicamente diseñado para ella, donde la refrigeración de la propia GPU, la memoria RAM y los reguladores de voltaje VRM es máxima y garantiza un funcionamiento óptimo en las condiciones más exigentes. Además cuenta con el logo de MSI y de EK grabados con retroiluminación LED configurable.

¿Qué son las tarjetas gráficas GTX 1080 founders edition?

Pero esta tarjeta gráfica no se conforma con ofrecer un excelente sistema de refrigeración, sino que también es capaz de ofrecer el mayor rendimiento posible, incluyendo un modo OC donde es capaz de alcanzar los 1721 MHz de frecuencia base de núcleo, y 1860 MHz con Boost. Para lograr este nivel de overclock se recurre a dos tomas de 8 pines para su alimentación, en lugar de la única toma de 8 pines de las versiones de referencia.

Galería de fotosImágenes de la MSI GTX 1080 30th anniversary editionver las 6 fotos

Por supuesto, sobra decir que la potencia que puede alcanzar esta GTX 1080 permite jugar con todos los juegos con los máximos niveles de detalle, incluso en 4K, y manejar entornos de realidad virtual sin ningún problema.