Skip to main content

Qué son los Videojuegos Indie y por qué debes jugarlos

Los juegos indie, el videojuego en su máxima expresión
user

12/04/2016 - 14:17

En un mundo cada vez más dominado por las grandes compañías, los videojuegos indie son una tendencia que continúa al alza para ofrecer nuevas posibilidades en un sector donde en algunos casos la prioridad es el negocio y no lo la característica más importante en un videojuego, la diversión.

Hoy en día los videojuegos son una de las industrias más prosperas que existen en el mundo, con grandes compañías consolidadas, cuyas prioridades han variado con respecto a aquellos años en los que todo estaba por descubrir, y era la imaginación la que primaba respecto a otros aspectos más técnicos.

Estas grandes empresas cuentan con una cantidad ingente de recursos y posibilidades con los que sí que es verdad que consiguen realizar verdaderas obras maestras, pero que en otros casos no son más que simples actualizaciones de juegos anteriores, o peor aún, juegos que además de no contar con todos los elementos necesarios para ser una gran obra, simplemente fallan en un apartado técnico ambicioso por la necesidad de lanzar un producto en una fecha ya prefijada.

Es cierto que en estos momentos los mejores videojuegos destacan por un apartado técnico espectacular, pero hay veces en las que ese aspecto engulle directamente otros aspectos que antes sí que cobraban más importancia.

Por ello, hace unos años que ha surgido un movimiento en el mundo de los videojuegos, donde el desarrollador, que puede ser una persona o varias, incluso pequeñas compañías siempre que estén fuera de la propia industria del videojuego, busca la manera de volver a los videojuegos del pasado, donde se busca la esencia de todo videojuego: la diversión. Cuentan con un apartado técnico en el que quizás no tendremos los gráficos más punteros, pero tampoco lo pretenden. Estos son los Videojuegos Indie.

Las mejores tiendas de videojuegos digitales

No existen limitaciones más allá de las propias capacidades de programación, con una libertad absoluta a la hora de crear sus obras, donde ante todo lo que se pretende es divertir y disfrutar de los videojuegos, una idea romántica con la que se comenzó en este mundo.

Y es que al principio, allá por los años 70 y 80, las limitaciones técnicas provocaban que se tuviese que recurrir a conceptos novedosos en la época para conseguir los mejores juegos de la historia. Nombre como Pacman, Arkanoid o Super Mario Bros aún son nombres que se alzan como estandartes de este mundo digital interactivo.

Sin las limitaciones de la época, y con herramientas que permiten un desarrollo técnico relativamente sencillo siempre y cuando no busquemos hacer el próximo Crysis, todo lo que queda es tener una idea brillante en cuanto a la concepción del juego y llevarla a cabo.

Algo que debemos tener claro es que el primer objetivo de los Indie Games o Videojuegos Indie no es hacerse rico, sino crear y demostrar que con total libertad e imaginación se pueden conseguir obras que realmente merecen la pena. Al final, si el producto es bueno, el éxito llegará.

El ejemplo más llamativo de los Indie Games es sin duda Minecraft. Creado en 2009 por Markus Persson (AKA “Notch”), se trata de una aventura en la que el jugador puede realizar construcciones completamente libres a base de bloques con unas texturas muy simples y con una mecánica de juego sencilla pero que ha enganchado a millones de usuarios.

Al final Marcus vendió la licencia por 2500 millones de dólares, desvinculándose de su creación, por temor a convertirse en algo que no pretendía ser cuando diseñó por primera vez este juego.

Pero hablar de este género no tendría sentido si no fuese por una de las obras más impactantes de los últimos años en el mundo de los videojuegos, y probablemente el precursor de esta tendencia: Braid. Esta gran obra de arte fue coetánea con el primer Crysis, uno de los videojuegos que revolucionó el mundo de los videojuegos por un apartado técnico y visual sin precendentes en 2008, y que aún hoy en día sigue siendo espectacular. Pero claro, semejante desarrollo no está al alcance de todos.

Descubre los 7 juegos más difíciles de la historia

Pero aquí estamos hablando de Braid, uno de los primeros Juegos Indie, que poco tiene que ver con cualquier otra cosa antes vista. Su propio autor, Jonathan Blow lo diseñó intentando huir de los estereotipos ya fijados en la época, desarrollando un videojuego de plataformas en 2 dimensiones con una mecánica de juego realmente novedosa, y unos gráficos, que a pesar de no contar con unos efectos en 3 dimensiones especialmente desarrollados, llamó la atención por lo impecablemente diseñados que estaban.

A pesar de que el juego en sí no es excesivamente largo, su complejidad y sus posibilidades engancharon a una gran cantidad de jugadores que buscaban algo diferente. Y tampoco debemos olvidar una banda sonora espectacular que redondeaba el producto hasta convertirlo en lo que hoy en día es una de las referencias de la industria de Videojuegos Indie.

Imagen de World of Goo

A raíz de esto infinidad de juegos desarrollados por creadores independientes surgieron de la nada, y si bien muchos de esos títulos caerán en el olvido, otros como World of Goo o Machinarium tendrán también un lugar digno dentro de este mundo.

Gracias a estos precedentes, uno es capaz de ver todo lo que queda por delante en cuanto a las posibilidades que existen en el mundo de los videojuegos, lleno de posibilidades y de crear nuevos conceptos que sigan sorprendiéndonos.

Las plataformas de crowdfunding hacen posible que muchas de esas ideas no se queden como tan solo un concepto, sino que lleguen a buen puerto. Uno de esos videojuegos prometedores que en estos momentos está en desarrollo es Moonlighter, con un diseño que puede recordar a Zelda: a link to the past, pero con una estética propia y una mecánica de juego diferente.

Y como este hay muchos ejemplos de Videojuegos Indie que merecen la oportunidad de ser jugados por tener una visión no industrializada del sector, donde tiene mucho sentido decir que el videojuego es el octavo arte.

Ver ahora: