Consejos para comprar una televisión Smart TV

  • El consumo de televisión se ha reducido en favor de Internet.
  • Los Smart TV pretenden acercar Internet al televisor.
  • Los televisores 4K HDR será en estándar de los próximos años.
  • La oferta de apps es diferente en cada fabricante.
Consejos para comprar una televisión Smart TV
Dificultad:
baja
Tiempo:
5 minutos

1: ¿Necesito una tele o una Smart TV?

Comprar un Smart TV es una decisión cada vez más complicada. Ya no basta con que se vea bien o encaje en nuestro salón. Ahora también es necesario que sea compatible con contenido HDR, que tenga cierto tiempo de respuesta por si conectamos una consola u ordenador, o que integre ciertas apps con los servicios a los que estamos suscritos: Netflix, HBO, Facebook, Google, etc.

Debemos elegir entre curva y plana, el tipo de panel para determinar el ángulo de visión, así como el tipo de mando, la conexión a Internet o las entradas a USB.

El concepto Smart TV hace referencia a las funciones interactivas. Es una característica que ya no tiene tanta importancia como antes. Por supuesto es imprescindible que el televisor tenga conexión a Internet, pero el contenido de Smart TV hoy en día se puede conseguir fácilmente por otros medios. Por ejemplo todas las consolas reproducen Netflix, y HBO España ha confirmado que estará disponible muy pronto en Xbox One y PS4. Con un dispositivo como Chromecast (Análisis), que apenas cuesta 35€ es posible conectar cualquier tele a Internet y enviar contenido y apps desde el móvil o el ordenador.

Algunos televisores de Sony, Vizio y Sharp ya integran el hardware de Chromecast en su interior, así que simplemente hace falta usar la app Google Cast para enviar contenido y ejecutar apps desde el móvil.

Con esto queremos decir que no hay que comprar un televisor por sus funciones de Smart TV, porque son fácilmente sustituibles. Pero una vez que sabemos las características que debe tener un televisor conviene revisar qué funciones de Smart TV incorpora, para ver si ofrece las que nos interesa, o tendremos que recurrir a un dispositivo externo.

Los mejores televisores de 2016 en relación calidad / precio

2: IPS, OLED, plano, curvo... ¿y qué pasa con las 3D?

La primera decisión que tenemos que tomar a la hora de comprar un Smart TV es la tecnología del panel. Esto nos va a permitir hacer los primeros descartes.

Aún quedan algunas teles 1080p en las tiendas, pero ya es una tecnología caducada. Los nuevos contenidos se están rodando en 4K. Netflix, Amazon Prime Video, HBO, y otras plataformas ya ofrecen contenido con resolución 4K / Ultra HD. Las nuevas consolas PS4 Pro y Xbox One tienen juegos y filmes a esta resolución, y el nuevo formato Blu-ray 4k Ultra HD lleva unos meses a la venta.

Además las teles 4K son las únicas que ofrecen la tecnología HDR, de la que hablaremos a continuación. El futuro es el binomio 4K HDR, así que conviene comprar una televisión de este tipo, si no quieres arrepentirte dentro de unos meses.

¿Te interesa también el cine en 3D? Ha sido un fracaso doméstico pero quizá te guste, y hay películas espectaculares en Blu-ray 3DAlgunas teles 4K HDR también son 3D. Comprueba las especificaciones si tienes películas en este formato.

¿Panel curvo o plano? Es una cuestión de gustos. El boom de las teles curvas pasó el año pasado. Ya no son una prioridad para los fabricantes y cada vez hay menos modelos en este formato. Si te gusta puedes comprarla pero ya no son tendencia. Y las reparaciones costarán más...

Consejos para comprar una televisión Smart TV

También es importante la tecnología de fabricación del panel, pues influye bastante en el precio. Los paneles IPS son los más comunes. Garantizan los mayores ángulos de visión (ideal para familias numerosas) pero los negros no son muy profundos, se ven más lavados. Los paneles VA ofrecen una mejor coloración pero con menores ángulos de visión. Los paneles OLED son los que ofrecen la mayor calidad de imagen y son perfectos para el HDR, pues cada píxel se puede apagar o encender de forma individual, pero son bastante caros. Samsung acaba de estrenar una tecnología llamada QLED que, según afirma, ofrece la calidad del OLED a un precio mucho menor.

Otro aspecto a tener en cuenta es la forma en que se ilumina el panel. Hay televisiones que reciben la luz desde la parte trasera y en toda su superficie (Full-array Backlight). Otras se iluminan desde los bordes (Edge-lit Backlight), así que no no son tan precisas a la hora de iluminar las zonas independientes que exige el HDR.

Por último, debemos tener en cuenta que las nuevas teles 4K marcan la diferencia en paneles grandes. Elige el tamaño de pantalla más grande que te puedas permitir. Te lo agradecerás durante años.

3: Conexiones

Hoy en día las conexiones online de un televisor son tan importantes como antes lo era el mando a distancia.Vamos a recordar las imprescindibles:

  • WiFi 802.11ac: Todos los televisores modernos tienen WiFi, pero sólo unos pocos cumplen el protocolo 802.11ac, que permite conectarse en la banda de los 5 GHz, para no compartir el mismo canal con los smartphones o las consolas de la casa. Así se podrá disfrutar del streaming incluso aunque haya otros dispositivos conectados a Internet. Muy recomendable.
  • Conexión por cable LAN: Algunos modelos permiten conectarse al router mediante cable. Cada vez es menos común pero si la tele tiene un puerto LAN podrás evitar el WiFi y las interferencias y pérdida de señal que conlleva.
  • DLNA: Este estándar permite intercambiar ficheros entre la tele y ordenadores, móviles y otros dispositivos compatibles. Se usar para ver vídeos o fotos, por ejemplo. Recomendable.
  • MHL: Una tecnología de conexión directa entre el móvil y la tele, para enviar vídeos y otro contenido.
  • Chromecast/Google Cast: Como hemos comentado, algunos televisores de Sony, Vizio y Sharp ya tienen un Chromecast en su interior. Recomedable.
  • Miracast: Alternativa a Chromecast, bastante popular en USA. Hay muchos dispositivos y apps compatibles con Miracast.
  • Bluetooth: Cada vez más Smart TV incluyen una conexión Bluetooth, bien para conectar auriculares inalámbricos, o gamepads para jugar a juegos en los modelos compatibles con Android TV o tecnologías similares. Recomendable.

​A la hora de hablar de conectores, las teles 4K vienen con entradas HDMI 2.0, que son retrocompatibles con las anteriores. Hoy en día conectamos de todo a la tele, desde consolas a Chromecast, reproductores, etc., así que deben incluir un mínimo de tres o cuatro entradas HDMI. También un par de conectores USB para leer datos o reproducir vídeo, y alimentar dispositivos como Chromecast, o un miniPC Raspberry Pi. Un extra interesante es un lector de tarjetas SD.

Las entradas de vídeo compuesto, componentes y euroconector sólo deben existir si quieres conectar dipositivos antiguos. También es bastante común DisplayPort, una alternativa informática a HDMI.

Un detalle más a la hora de elegir una smart TV es que cuente con un decodificador DVB-T2 que sea compatible con la nueva televisión digital que está por venir, y que nos ofrecerá una imagen de mayor calidad y resolución.

Televisores 4K a precios bajos en Amazon

4: 4K HDR

Los televisores 4K llevan con nosotros desde 2012. No levantaron expectación, así que los fabricantes concluyeron que hoy en día la resolución ya no es tan importante, lo que importa es la calidad de imagen. Por eso en 2016 estrenaron la tecnología 4K HDR. La resolución 4K, también llamada Ultra HD, ofrece cuatro veces más definición que 1080p, hasta alcanzar los 3840x2160 píxeles. La coletilla HDR hace referencia a una nueva información que se codifica en el video, que activa zonas lumínicas del televisor de forma independiente. De esta forma se consiguen blancos más blancos, negros más negros, y colores más parecidos a la realidad. Aquí se puede ver la diferencia entre una imagen simulada sin y con HDR:

Consejos para comprar una televisión Smart TV

Existen tres tipos de HDR: HDR10, Dolby Vision y HLG. HDR10 es el más popular y posiblemente es el que acabe imponiéndose porque todos los fabricantes lo pueden implementar gratis. Dolby Vision se usa en el cine y es el que más calidad ofrece, pues regula el HDR de forma independiente para cada escena, mientras que HDR10 usa el mismo nivel lumínico en toda la película. Pero hay que pagar un canon para usarlo por parte de fabricantes y productores. HLG lo emplean algunas cadenas de televisión como la BBC, y es minoritario. Los televisores 4K son compatibles con uno o varios de estos formatos. Sólo los televisores LG son compatibles con todos.

Plataformas como Netflix, HBO o Amazon Prime Video ya ofrecen contenido 4K HDR, principalmente HDR10. Las consolas Xbox One S y PS4 Pro sólo son compatibles HDR10. El nuevo formato Blu-ray 4K Ultra HD usa HDR10 y/o Dolby Vision, según la película.

Nuestro consejo es comprar una tele 4K HDR con HDR10, porque es el más compatible. Si además también reconoce Dolby Vision aún mejor. HLG de momento no se usa en España.

Ten en cuenta que el contenido 4K aún es escaso, y durante los primeros años seguro que el 80% del tiempo de visionado lo dedicas a contenido 1080p o inferior. Por tanto busca información en foros y webs especializadas para asegurarte de que el Smart TV que elijas tiene un buen algoritmo de reescalado de 1080p a 4K.

Netflix vs. HBO vs. Amazon Prime Video: ¿cúal es mejor?

5: Un nuevo mundo de color

La resolución 4K y el HDR no son las únicas novedades tecnológicas de los Smart TV actuales. Los televisores 4K fabricados en 2016 ofrecen un mayor gamut de color (Wide Color Gamut o WCG), que se ajusta a la norma Rec.2020. Esto significa que ofrecen más colores y una mayor gradación cromática entre cada color. En contraste, las teles 4K de 2014 y 2015 siguen la norma REC 709 (menos rango de colores), y casi todas usan paneles de 8-bit.

Existen televisores 4K HDR con paneles de 8-bit, 10-bit y 12-bit. Parece un simple número, pero la diferencia es enorme. Un panel de 8-bit sólo puede mostrar 16.8 millones de colores con sólo 257 variaciones de cada uno de los colores primarios. Sin embargo, un panel 10-bit muestra más de mil millones de colores diferentes con 1024 valores diferentes para cada uno de los colores RGB, mientras que uno de 12-bit alcanza las 4096 variantes de un mismo color. En palabras sencillas, un panel de 10-bit o 12-bit presenta una gradación mucho más suave de un mismo color, lo que produce una imagen más espectacular y real, y el HDR ofrece más realismo. A la izquierda puedes ver un panel 8-bit sin HDR, y a la derecha uno de 12-bit con HDR:

Consejos para comprar una televisión Smart TV

Verás que algunos televisores también llevan el sello Ultra HD Premium. Significa que cumplen unos estándares óptimos de calidad fijados en un gamut de color 90% DCI P3, un brillo máximo de 1000 nits, y un nivel de negros de 0.05 nits. Para las televisiones con tecnología OLED el rango varía entre 500 y 0.0005 nits. Cualquier tele que ronde estos valores ofrecerá un excelente nivel lúminico con HDR. Valores inferiores también sirven, pero la calidad de imagen baja. Busca estos datos en las especificaciones.

6: Cuidado con el marketing

Las tecnologías que estamos mostrando en este artículo son los estándares, pero luego cada marca le pone sus propios nombres para que suenen más espectaculares. HDR Pro, ULED, Crystal Colour, tasa de refresco de 3000 Hz... Es puro marketing, así que no te dejes abrumar y acude a las especificaciones o a foros de usuarios para traducir estos términos. Existen webs como Display Specifications en donde muestran las especificaciones reales de los televisores.

7: Tipos de Smart TV

El concepto de Smart TV se implementa a través de un software y un sistema operativo. Dependiendo del software que use un determinado televisor y los acuerdos que haya llegado con las empresas de contenido, se podrá acceder a distintas apps y servicios. Muchas marcas disponen de varios sistemas diferentes de Smart TV, así que hay que comprobar cada modelo en su página web.

Consejos para comprar una televisión Smart TV

Existen diferentes sistemas operativos con funciones exclusivas:

  • Android TV: Es uno de los más comunes, por ejemplo en los paneles de Sony. Su principal ventaja es que comparte muchas apps con los smartphones, aunque no todas están disponibles.
  • Web OS: Uno de los más versátiles y potentes. Comienza a usarse en modelos de LG.
  • Smart Hub y Tizen: Samsung utiliza su propio software, e incluso su propio SO alternativo a Android. Destaca por la gran cantidad de apps.
  • Firefox TV: Lo emplea Panasonic en algunos de sus televisores.

Algunos modelos disponen de 8 o 16 GB de almacenamiento y utilizan potentes procesadores de 4 núcleos, así que están capacitadas para descargar apps y ejecutar juegos sin ayuda de una consola o Android box. Los procesadores de 4 núcleos para manejar el software Smart TV se están convirtiendo en un estándar imprescindible.

Muchas Smart TV incluyen una cámara en el frontal para realizar videollamadas. Puede ser útil si utilizas Skype o equivalente con frecuencia, pero nuestro consejo es que la tapes con un trapo o con la tapa (si se incluye) cuando no la uses.

8: Apps que deberías tener en tu Smart TV

Hay una serie de apps imprescindibles que debe tener toda Smart TV:

  • Redes sociales: YouTube, Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest, etc.
  • Plataformas televisivas: Netflix, HBO, Amazon Prime Video, Wuaki TV, etc.
  • Servicios: Gmail, Google Maps, Skype, navegador, etc.
  • Extras: Funciones como apps favoritas en portada, últimas usadas, etc.

También es importante comprobar si la Smart TV permite descargar e instalar nuevas apps.

Consejos para comprar una televisión Smart TV

9: Los mandos

Las funciones interactivas de las Smart TV ha obligado a los fabricantes a renovar el mando a distancia, que ahora incluyen nuevas funciones.

Existen mandos que incorporar un micrófono para las videoconferencias, o para dar órdenes habladas al televisor, como buscar películas o poner en marcha una app. Los mandos de Samsung permite manejar el televisor haciendo gestos.

Consejos para comprar una televisión Smart TV

Los hay también con sensores de movimiento, como los de LG, para jugar a diferentes juegos.

Los más interesantes son los que incorporan paneles táctiles, porque permiten un control más versátil. También es importante comprobar si existe alguna app que permita usar el smartphone como control remoto, con funciones adicionales como consulta de redes sociales mientras ves un capítulo, para comentarlo con los amigos.

Las 5 mejores Smart TV de 2016: HDR, 4K y UHD

10: ¿Te interesan los juegos?

Muchos usuarios utilizan sus televisores del salón para jugar a videojuegos. Hoy en día están perfectamente preparados para ello, pero hay que tener en cuenta algunas cosas.

Si vas conectar una consola PS4 Pro o Xbox One, es necesario que la tele disponga de un modo 4K a 60 Hz. Las más baratas sólo alcanzan los 30 Hz. También es muy importante que el tiempo de respuesta del panel sea bajo, para que tus movimientos con el gamepad se reflejen instantáneamente en la pantalla. El tiempo de respuesta en el Modo Juegos del televisor debe ser inferior a 55 ms.

Si vas a jugar a los juegos que ofrece el propio televisor a través de sus apps integradas es mejor optar por la plataforma Android TV, pues ofrece muchos de los juegos de los móviles. La tele también debe incluir Bluetooth para conectar gamepads inalámbricos.

Algunos televisores ya comienzan a incluir juego en streaming en sus especificaciones. Los nuevos televisores de Philips permiten jugar a unos 60 juegos de PC en streaming, a través de Gamefly, sin necesidad de PC o consola.

11: ¿Y el sonido?

Mientras que la imagen de los televisores ha mejorado de forma espectacular en los últimos años, todo lo contrario ha ocurrido con el sonido. Como las pantallas son cada vez más planas los altavoces son también más pequeños y delgados, influyendo negativamente en la calidad del audio. Nuestro consejo es que no te fijes demasiado en el sistema de audio del televisor, y optes por comprar una barra de sonido o un sistema 5.1 o 7.1 para disfrutar al máximo de este apartado.

12: Conclusiones

En la actualidad si piensas adquirir un televisor de gama media/alta, es raro que no se trate de un Smart TV, aunque todavía existen el mercado modelos muy atractivos que no cuentan con opciones de conectividad avanzada.

Si no piensas acceder a redes sociales, Youtube o navegar con el televisor, puede que no te merezca la pena pagar más por un Smart TV.

Además, si luego te pica la curiosidad, siempre puedes recurrir a alguno de los múltiples reproductores multimedia capaces de dotar a tu televisión de algunas de las funciones de estos televisores inteligentes.