Skip to main content

Cómo sacar el máximo partido a un monitor gaming de 34” y relación 21:9

monitor ultrapanorámico LG 34GK950G

BrandLab

01/08/2019 - 08:47

Los monitores ultrapanorámicos de gran formato están empezando a revelarse como una gran alternativa a los tradicionales modelos de 16:9. El motivo es muy sencillo: más espacio para jugar, más espacio para trabajar. En definitiva, más espacio útil para ti.

El LG 34GK950G cuenta con una diagonal de 34 pulgadas y resolución QHD por lo que sirve como ejemplo perfecto para mostrarte cómo sacar el máximo partido a un monitor gaming de estas características.

Un campo de batalla más amplio, pero también mayor productividad

El monitor es uno de los componentes más importantes a la hora de obtener una experiencia gaming más satisfactoria. De poco servirá tener el mejor equipo del mundo si luego se arruina toda la experiencia en el último eslabón hasta el usuario.

Lo monitores ultrapanorámicos ofrecen una relación de aspecto ligeramente más estirada en la horizontalmente, por lo que la experiencia visual resulta mucho más inmersiva.

En concreto hablamos de un 32% más de espacio en pantalla por lo que no solo verás antes a tus enemigos, sino que también dispondrás de más espacio útil en el escritorio para trabajar o, simplemente, para relajarte viendo una película o tus series favoritas.

monitor ultrapanorámico LG 34GK950G

Combinar el formato 21:9 con una pantalla curva, es excelente para videojuegos ya que el jugador cuenta con un mayor campo visual en pantalla. Una ventaja que, probablemente, tus rivales no tengan.

Cuando hablamos de productividad, tener una pantalla más ancha permite abrir varios documentos o ventanas simultáneamente en pantalla sin tener estar constantemente conmutando entre ellas.

Estos monitores ultrapanorámicos de gran formato se benefician de aplicaciones como Screen Split que, con solo un par de clics, permite crear patrones de distribución de las ventanas en los que ordenar las distintas aplicaciones abiertas y optimizar al máximo el espacio disponible en la pantalla.

Calibrado de fábrica para obtener colores más realistas

El correcto calibrado de los colores es un requisito imprescindible para obtener una buena experiencia de uso. De la precisión en el calibrado del color dependerá que el monitor muestre de forma fiable de los colores en tus videojuegos, vídeos o fotografías.

Esto es especialmente importante si, además de para jugar, exprimes al máximo el monitor ultrapanorámico para editar vídeos o fotos, ya que en ese caso los tonos que te muestra tu monitor deben ser los correctos o tu trabajo no ser verá igual en otros dispositivos como impresoras u otras pantallas. Sin duda una auténtica pesadilla para diseñadores.

Android y los espacios de color: 3 claves para tener una pantalla perfecta en tu móvil

Si no tienes en casa un calibrador dedicado con el que ajustar la precisión de color, lo más recomendable es comprar monitores que ya vengan calibrados de fábrica para obtener la mayor precisión en la representación del color.

El panel Nano IPS del LG 34GK950G muestra un mayor rango de colores más detallados y precisos que los que puede ofrecer cualquier panel IPS convencional, gracias a un recubrimiento de nanopartículas que filtran y amplifican la luz del panel para mostrar un espacio de color más amplio e intenso.

monitor ultrapanorámico LG 34GK950G

Si lo que te gusta es ver contenido multimedia como si estuvieras en el cine, los monitores ultrapanorámicos de LG son la alternativa perfecta ya que cuentan con todo lo que necesitas para obtener la mejor experiencia envolvente.

Junto a una pantalla, que adopta el formato de imagen nativo de la industria del cine, se integra el espacio de color DCI P3 que se utiliza como espacio de color de referencia en Hollywood, ofreciendo una experiencia cinematográfica mucho más fiel y cercana a lo que filmó su creador.

Resolución y sincronía con la GPU, un mayor confort para tus ojos

La resolución de un monitor, define el nivel de detalle y la precisión que tendrá esa pantalla para mostrar los gráficos. Como puedes imaginar, cuanta más resolución tenga, más pequeños serán los píxeles y más definidos se verá el contenido.

Optar siempre por la mayor resolución no solo supone un incremento en la nitidez de los detalles, también es una parte importante a nivel de confort de uso. Lo ideal es ajustar la resolución de los juegos a la resolución nativa de la imagen para evitar defectos y mejorar su calidad.

Hay otros aspectos que también influyen en la experiencia de uso del monitor. La frecuencia de refresco o el tiempo de respuesta son algunos de ellos.

El tiempo de respuesta, por ejemplo, es el tiempo que tardan los píxeles en cambiar su estado. Este parámetro es importante ya que indica la capacidad de los píxeles para cambiar el color que muestra, evitando así estelas y el famoso ghosting.

Los monitores LG llevan el juego competitivo a otro nivel

Es suficiente con un tiempo de respuesta de menos de 5 ms, aunque algunos monitores como el LG 34GK950G ofrecen modos de respuesta rápida que rebajan ese tiempo hasta 1 ms.

La frecuencia de refresco del monitor y las tecnologías relacionadas con ella también deben tenerse muy en cuenta, ya que de ellas depende la fluidez de las imágenes que se muestran en pantalla y su nitidez durante las escenas de más acción.

Actualmente los monitores son capaces de representar frecuencias de refresco tremendamente altas. Los 120 Hz se han convertido en un estándar para los monitores, proporcionando movimientos más fluidos ya que al refrescar la imagen más veces por ciclo se evitan los saltos y se añade continuidad al movimiento.

La tecnología G-SYNC proporciona un mejor aprovechamiento de esa frecuencia de refresco ya que el monitor se sincroniza con la tarjeta gráfica para adaptar la tasa de frames por segundo a la frecuencia del monitor, de forma que no hay discordancias y se reducen los defectos en la imagen para lograr una experiencia de juego totalmente fluida.

La tecnología G-SYNC requiere de un hardware específico integrado en el monitor, por lo que solo los monitores que, como el LG 34GK950G, indican su compatibilidad de forma expresa, pueden llevar a cabo esta sincronización entre la GPU y el monitor.

Sphere light, control estratégico de la luz

La luz puede ser tu gran aliada o tu enemiga al usar un monitor. Situar el monitor frente a una ventana o a luces potentes reducirá su definición y producirá brillos en la pantalla que arruinarán tu experiencia de uso del monitor.

Por ello, es imprescindible que la pantalla cuente con un recubrimiento antireflejos. Ese recubrimiento dispersa y polariza los brillos de las luces de la habitación evitando que se creen puntos brillantes en la pantalla que molesten durante su uso. De ese modo se reduce el cansancio y toda la superficie de trabajo queda perfectamente visible.

monitor ultrapanorámico LG 34GK950G

Contar con algo de luz ambiente mientras usas el monitor también contribuye a reducir la fatiga visual ya que el ojo no se verá expuesto a cambios tan bruscos entre imágenes muy brillantes y muy oscuras, manteniendo un nivel intermedio.

LG no se ha conformado con integrar una luz ambiente en el propio monitor, además lo ha querido hacer de forma espectacular con Sphere Lighting, una esfera de luz RGB ubicada en la trasera LG 34GK950G que proyectará sobre la pared tras el monitor la gama de colores que se están mostrando en la pantalla.

La luz es vital para tener la mejor experiencia visual al ver tus películas favoritas

Este círculo de color RGB ubicado en la trasera del LG 34GK950G contribuye a crear una atmosfera de luz con la que se crea una experiencia visual mucho más inmersiva y atractiva mientras ves tus películas o series favoritas o durante tus partidas más intensas.

Conecta tu monitor a más dispositivos a la vez

Contar con el mayor número de conectores es importante en un monitor ya que te aportará una mayor flexibilidad y te permitirá conectarlo a tu ordenador, portátil o consola de forma simultánea y sin tener que estar constantemente cambiando cables.

monitor ultrapanorámico LG 34GK950G

En la medida de lo posible, reserva el conector HDMI para conectar en él la consola, y utiliza el DisplayPort para conectar un ordenador o portátil. De ese modo aprovecharás mejor la capacidad de cada puerto permitiéndote usar la máxima resolución en cada uno.

Otros puertos de conexión como los USB 3.0 te permitirán cargar dispositivos conectándolos al monitor y convertirlo en un auténtico HUB con el que mejorar la conectividad de tu equipo y facilitar la conexión de memorias USB o accesorios.

Más:

#noRSS, #Branded