Skip to main content

IAbyHuawei

La inteligencia artificial podría diseñar el próximo videojuego de moda

Ofrecido por Huawei
La inteligencia artificial podría diseñar el próximo videojuego de moda

20/03/2019 - 09:05

El uso de inteligencia artificial en los videojuegos no es algo nuevo en absoluto. De hecho, los jugadores han estado compartiendo miles de escenarios con agentes de inteligencia artificial que les ponían las cosas difíciles para completar sus objetivos.

Sin embargo, esa presencia rudimentaria a la que nos tiene acostumbrada la inteligencia artificial en los videojuegos, contrasta con inteligencia artificial impulsada por el aprendizaje automático que permite crear juegos por sí misma y sin intervención humana. Tal vez el próximo videojuego de moda sea obra de una inteligencia artificial.

La importancia de la inteligencia artificial en el mundo de los videojuegos va más allá de gestionar las reacciones de los enemigos, también toman las riendas en procesos repetitivos y monótonos como la remasterización de los gráficos de juegos antiguos para recuperar los grandes clásicos de la historia de los videojuegos y un papel más activo en la generación de gráficos y argumentos en el diseño de nuevos títulos.

Remasterización de clásicos

Una de las características de la inteligencia artificial que más se está explotando a nivel industrial es la que permite realizar tareas repetitivas y tediosas para las personas, de una forma más rápida y eficiente. De ese modo, las personas pueden dedicarle más tiempo y recursos a tareas creativas que requieren del talento humano.

El machine learning o aprendizaje automático permite a la inteligencia artificial optimizar los procesos mediante métodos de comparación o prueba y error, mejorando progresivamente su “habilidades” para realizar una tarea.

La inteligencia artificial puede utilizar este entrenamiento para mejorar la calidad gráfica de grandes clásicos de los videojuegos como DOOM, Final Fantasy VII o The Legend of Zelda: Twilight Princess para que ahora los puedas disfrutar en calidad 4K.

La inteligencia artificial podría diseñar el próximo videojuego de moda


Hasta ahora, la remasterización de juegos antiguos no era algo que se prodigaba demasiado y se limitaba a celebraciones o eventos muy señalados como el lanzamiento de una nueva consola o el aniversario del lanzamiento de un juego mítico. El enorme coste humano y económico que implica remasterizar un juego es uno de los principales factores para que no se hiciera más frecuentemente.

La inteligencia artificial ha logrado mejorar la calidad gráfica en los juegos antiguos consiguiendo reducir un trabajo que podía llevar más un año a un equipo completo de especialistas, a realizarse en solo unas horas y prácticamente sin intervención humana.

Para realizar este trabajo, la inteligencia artificial utiliza la detección de patrones y tendencias para captar el estilo y los rasgos diferenciales en los gráficos del juego. De ese modo, la inteligencia artificial puede “inventarse” los detalles gráficos necesarios para que la versión remasterizada a una mayor resolución conserve el mismo estilo que la original, pero cuente con un mayor nivel de detalle gráfico en sus texturas y sombras.

El procedimiento es similar al que Huawei utilizó para completar la Sinfonía n.º 8 en si menor de Schubert que ha permanecido “inacabada” durante más de 200 años.

En ese caso, la inteligencia artificial de Huawei aprendió los patrones y tendencias de las notas y acordes de dicha sinfonía, y consiguió completarla en base a las tendencias y al estilo que Schubert desarrollaba a lo largo del fragmento que compuso.

Lo más sorprendente de todo es que Huawei ha conseguido completar esta sinfonía con la inteligencia artificial que integran los Mate 20 y Mate 20 Pro.

Juegos procedurales y el libre albedrío

Más allá de la presencia de la inteligencia artificial como aquellos enemigos torpes y de movimientos repetitivos a los que era realmente fácil engañar, la inteligencia artificial ha cobrado una especial importancia para los videojuegos actuales. Sobre todo, para los llamados juegos procedurales.

Este tipo de juegos utilizan algoritmos para generar nuevas rutas y escenarios en el juego a medida que se avanza, de forma que cada partida es ligeramente diferente a la anterior en función a las decisiones o caminos que el jugador elige. Este tipo de juegos tampoco es una novedad.

La inteligencia artificial podría diseñar el próximo videojuego de moda


De hecho, existen desde hace décadas, pero es ahora cuando sus algoritmos se han potenciado con la inteligencia artificial dando lugar a la generación de nuevos escenarios e hilos argumentales que no han sido diseñados previamente por una persona, sino que ha sido la propia inteligencia artificial la que ha creado de la nada un escenario por el que el jugador puede moverse y seguir el hilo argumental.

Los algoritmos y la inteligencia artificial permitieron a un pequeño grupo de diseñadores diseñar No Man´s Sky desarrollar un enorme universo repleto de millones de planetas, cada uno de ellos con características y escenarios diferentes. Diseñar ese mismo videojuego usando métodos tradicionales les habría costado décadas de trabajo.

Esta faceta “creativa” de la inteligencia artificial no solo se muestra en este tipo de juegos procedurales, juegos como Red Dead Redemption 2 cuenta con una gran dosis de inteligencia artificial en sus personajes “de fondo”.

Qué es inteligencia artificial, Machine learning y cómo mejora tu vida

Por ejemplo, si atacas a un tendero durante una visita a un pueblo, es muy probable que la siguiente vez que os crucéis te esquive o, directamente, te cierre la puerta en las narices mientras va a buscar su arma. Esto aporta una gran dosis de realismo a los juegos acercándolos como nunca a los comportamientos que tendría un personaje en la realidad.

Todo lo que sucede en torno al personaje principal responde a la lógica del libre albedrío, donde cada personaje actúa de forma independiente y acorde con la interacción del protagonista, no de forma estática y previsible como la inteligencia artificial de los juegos de hace una década.

Una máquina de ideas llamada inteligencia artificial

Además de dotar de un mayor realismo a los juegos, el papel de la inteligencia artificial en un futuro próximo será mucho más decisivo. Ya se están desarrollando agentes de inteligencia artificial capaces de crear juegos por sí mismos.

Michael Cook es un investigador de la Universidad de Falmouth que ha desarrollado a Angelina, una inteligencia artificial capaz de desarrollar por sí misma escenarios para videojuegos, idear desafíos y diseñar el perfil de los personajes que pueblan esos videojuegos.

Angelina ya ha ideado cientos de juegos experimentales durante su “fase de entrenamiento” para desarrollar lo que su principal valedor denomina creatividad computacional. Basta con pulsar un botón para que Angelina se ponga manos a la obra y empiece a crear un juego basándose en datos alterados de periódicos digitales, fotografías libres de derechos o redes sociales. Cualquier le cosa le sirve para tejer la maraña de una historia que se convertirá en un videojuego.

Según su creador, una de las principales virtudes de la inteligencia artificial que ha creado para diseñar videojuegos es que no se encorseta en esquemas mentales ni géneros, sino que se basa en una serie de directrices comunes que todos los videojuegos comparten: que no sea imposible ganar o perder y ofrecer al jugador alicientes para seguir jugando. Esto le permite afrontar la creación de juegos desde puntos de vista que a un humano probablemente nunca se le habría ocurrido.

La inteligencia artificial podría diseñar el próximo videojuego de moda


Actualmente estos sistemas de inteligencia artificial son semiautónomos formando equipo con diseñadores y artistas digitales. Según Michael Cook, Angelina puede dar los puntos principales de una trama sobre los que se pondrá a trabajar el equipo humano para desarrollar el videojuego.

Viendo semejante nivel de desarrollo, a estas alturas, ya a nadie le sorprenderá que el próximo videojuego de moda sea obra de una inteligencia artificial.

Inteligencia artificial para mejorar el rendimiento gráfico

La inteligencia artificial y el machine learning no solo están presentes en el ámbito de los videojuegos como actores secundarios que interactúan con los personajes principales de los videojuegos o como creadores de sus propios videojuegos. También se encuentran en el campo de la generación de los gráficos que dan forma a los videojuegos.

La tecnología DLSS (Deep Learning Super Sampling) desarrollada por Nvidia para las tarjetas gráficas de última generación permiten optimizar el rendimiento gráfico para obtener un mayor número de FPS incluso en resoluciones 4K.

Este sistema utiliza un sistema de aprendizaje profundo (Deep Learning) que se basa en la comparación de imágenes. El entrenamiento de este agente de inteligencia artificial consiste en escalar las imágenes de los videojuegos a 64 veces su tamaño y las mismas imágenes sin filtros antialiasing.

Cómo sacar provecho de la inteligencia artificial del Huawei Mate 20 X

La tarea de la inteligencia artificial es la de escalar las imágenes sin filtros para que se parezcan a las que tienen un tamaño 64 veces superior y todo ello utilizando la menor cantidad de recursos posible. Las que no han sido escaladas correctamente se descartan y las que están bien escaladas se aceptan.

Con esta base de entrenamiento integrado en las tarjetas gráficas de la compañía, el juego para el que se ha optimizado el proceso es capaz de ejecutar los gráficos ofreciendo mayor calidad gráfica, con un menor consumo de recursos.

La inteligencia artificial se perfila como una especialista en optimizar los procesos de funcionamiento de los dispositivos para obtener el mejor rendimiento posible del hardware, consiguiendo ahorrar recursos.

Un ejemplo de ello lo encontramos en los móviles de la gama Mate 20 y Mate 20 Pro de Huawei que utilizan inteligencia artificial para aprender de los hábitos de uso del usuario para optimizar el rendimiento del móvil para que funcione siempre como el primer día, pero consiguiendo arañar un extra de batería al final del día.